notitle
notitle

Alonso Segura,Al.Mercadoasegura@peru21.com

Las compras de parte del BCE de deuda pública de sus países miembro en mercados secundarios –España e Italia son los objetivos inmediatos–apuntan a reducir los costos de financiamiento de los gobiernos. Que sean ilimitadas busca restaurar la confianza de los mercados en que el BCE está dispuesto a hacer todo lo que esté a su alcance por mantener la unidad del Euro. Esta semana también se reúnen los miembros de la FED. Es un hecho que se vienen nuevos estímulos cuantitativos, el llamado QE3. La única duda es si se esperan hasta después de la elección de noviembre o ya hacen el anuncio. La debilidad de la data macro sugiere que no tienen mucho margen, aunque podrían dar otras medidas menos significativas para ganar tiempo. Lo concreto es que con las economías tan débiles, ajustes fiscales que amplifican los efectos contractivos y grandes riesgos en el horizonte, los bancos centrales son la última línea de defensa en el corto plazo.