Sigue actualizado en nuestra APP

¡Ayúdenme a entender este misterio!

No hay que fundamentar mucho, se siente en la calle: la inseguridad no solo crece en números sino también en la violencia de los delincuentes. Los datos del Ministerio Público son alarmantes.

notitle

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Carlos Basombrío,Opina.21cbasombrio@peru21.com

La tasa de homicidios, el indicador internacional comparativo más importante para medir inseguridad, se viene disparando en el Perú. Al 2010, último dato disponible, llegan a 17,85 por cada 100,000 habitantes. La tasa es ya similar a las de México o Brasil y muy superior a las de Uruguay o Chile, países con los que hasta hace poco nos comparábamos bien. (La tasa de homicidios en 2008 en el Perú fue solo de 11,85).

Ahora bien, los que quieren seguir viviendo en un mundo de fantasía pueden usar las estadísticas del Mininter (ver web Conasec), que nos dicen que la tasa de homicidios ha bajado en estos años a 9,2 por cada 100,000 y que, por ende, seríamos el país menos violento de la región. Por definición, las cifras del Ministerio Público deberían ser menores que las de la Policía, ya que esta es puerta de entrada de las denuncias. ¿Cómo ha hecho la Policía para llegar a tamaño absurdo?

Lo mismo ocurre con las muertes por arma de fuego. El Ministerio Público encuentra un incremento significativo entre el 2008 y el 2010, pasando de 2,60 a 3,46 × 100,000 habitantes. Pues la Policía reporta para el 2010 solo 2,4. ¿Cómo pueden registrar menos si todos los casos pasaron primero por la Policía? ¡Que nos ayuden a entender este misterio!

Toda política pública, la de seguridad entre ellas, requiere datos ciertos y actualizados para definir adecuadamente objetivos y medios, así como para, luego, evaluar los resultados.

No sé si por incompetencia o búsqueda de maquillar la realidad, pero salta a la vista que en el Ministerio del Interior se carece de ellos. La ventaja es que ahora se los pueden pedir prestados al Ministerio Público.

Ir a portada