notitle
notitle

Por: Guillermo Giacosa, Opina.21ggiacosa@peru21.com

Dijo Davis: "En el pasado, la mayoría de los movimientos apelaron a comunidades concretas –trabajadores, estudiantes, negros, latinos, mujeres, colectivos LGTB (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales), indígenas– o han cristalizado en torno a temas específicos como guerra, medio ambiente, agua o Palestina. Para reunir a los vinculados a estas comunidades y movimientos asumimos difíciles procesos de formación de coaliciones. Los 'ocupa' son diferentes. Se ven a sí mismos como la resistencia del 99% frente al 1%. Enfrentan a los opulentos: grandes bancos, financieras, ejecutivos, receptores de salarios desproporcionados respecto a los del 99% y no batallan por reivindicaciones para el segmento más pobre de ese 99%. Llaman a la mayoría a levantarse contra la minoría".

Se compromete Davis¨: "No a las deudas contraídas para estudiar, no al capitalismo y al complejo penitenciario industrial. Y aunque la policía se ponga en acción para sacar a los activistas, decimos no a los desahucios y la violencia policial". Para Davis, "la cuestión más apremiante que enfrentan los activistas es cómo crear una unidad que respete las diferencias dentro del 99%. ¿Cómo podemos aunar esfuerzos? Esto es algo que aquellos del 99% que viven en los emplazamientos 'Ocupa' pueden enseñarnos a todos. ¿Cómo aunar esfuerzos en una unidad que no sea simplista y opresiva sino compleja y liberadora?".