MÁS PESOS. Los argentinos están acostumbrados a realizar sus transacciones con pesos y dólares. (AP)
MÁS PESOS. Los argentinos están acostumbrados a realizar sus transacciones con pesos y dólares. (AP)

BUENOS AIRES (Agencias).– Las cada vez más estrictas restricciones para comprar dólares en Argentina traen fuertes dolores de cabeza a sus ciudadanos, tan habituados a utilizar la divisa estadounidense para todo tipo de operaciones y como forma de ahorro.

Prohibida la adquisición de moneda extranjera para atesorar ahorros, anuladas las posibilidades de comprar para operaciones inmobiliarias u otros contratos comerciales o privados, solo se permite hacerse de divisas para viajar. Pero el trámite tampoco es sencillo.

El Banco Central dispuso que solo se puede comprar la divisa del país de destino. En caso de países que no son limítrofes, se permite adquirir dólares, a un promedio de 70 dólares por día de viaje, aunque esa cifra puede resultar ser mucho menor.

El trámite se debe realizar vía online una semana antes del viaje, y, a veces, la autorización no siempre se otorga.

EL DÓLAR 'BLUE'Los férreos controles del mercado de divisas argentino han impulsado la brecha de casi 37% entre la cotización del dólar oficial, actualmente en 4.64 pesos, y la del dólar marginal o 'blue', como se lo denomina en la jerga financiera local, que se negocia en torno a los 6.32 pesos.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner instó a la población a cambiar la cultura y "pensar en pesos", y dio el ejemplo 'pesificando' un depósito de más de tres millones de dólares que poseía.

Los analistas creen que es difícil cambiar en cuestión de meses una tendencia arraigada desde hace décadas. Los argentinos utilizan el dólar como moneda de referencia después de tantos problemas sufridos con su moneda a lo largo de la historia con devaluaciones, hiperinflación, cambio de denominaciones, etc.

TENGA EN CUENTA

- Las operaciones de bienes raíces, cotizadas y realizadas habitualmente en dólares, han sufrido una fuerte caída. En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, las escrituras bajaron un 17.2%.

- Las casas de cambio informales o 'cuevas' se han multiplicado en la capital argentina.

- Los bancos han alertado a sus clientes que los saldos impagos en dólares de las tarjetas de crédito serán financiados en pesos.