Si bien son ciertos los testimonios acerca de la gravedad de sus heridas, ‘Artemio’ permanece desaparecido. (Reuters)
Si bien son ciertos los testimonios acerca de la gravedad de sus heridas, ‘Artemio’ permanece desaparecido. (Reuters)

Cuatro días después de la noticia de que el cabecilla senderista José Eleuterio Flores Hala, camarada 'Artemio', resultó herido de gravedad en un confuso enfrentamiento en la zona de Santa Rosa de Mishollo en Tocache, departamento de San Martín, surgieron al interior del propio Gobierno versiones discrepantes acerca del paradero del referido delincuente terrorista.

Fuentes del Ejecutivo señalaron a Perú21 que, tras conocer el hecho, el presidente Ollanta Humala convocó el jueves último a una reunión de emergencia a su ministro de Defensa, Alberto Otárola; al comandante general del Ejército, Víctor Ripalda; al director de la Policía Nacional, Raúl Salazar, y a otros mandos.

Allí, el mandatario fue informado de que 'Artemio' "estaba muerto" producto del tiroteo ocurrido en la madrugada de ese mismo día.

Sin embargo, el mismo Humala exigió "ver el cuerpo de 'Artemio'" porque no quería precipitarse dando un anuncio al país que podría ser desmentido posteriomente por alguna de las facciones que aun pululan por esa región o por algunos de los voceros "intelectuales" de Sendero.

Al parecer, al no tener una respuesta certera, el jefe de Estado ordenó que el ministro Otárola viaje al mismo lugar de los hechos para que se haga cargo del monitoreo de las acciones y corrobore la información, lo cual se produjo recién ayer no sin antes ofrecer, en la víspera, una conferencia de prensa donde no descartó que 'Artemio' "esté herido".

En tanto, el titular del Interior, Daniel Lozada, viajaba a Quito para participar en un encuentro bilateral con su par ecuatoriano, pese a que su primera intención fue apersonarse hasta Tocache.

Lo cierto es que de acuerdo a las versiones proporcionadaspor tres testigos, dos de ellos enfermeros, 'Artemio' está herido de gravedad y, probablemente, haya muerto en su huida de Santa Rosa de Mishollo. Solo lo acompañaban tres de sus adeptos.

MINISTRO MOLESTOEn tanto, desde Ecuador, el ministro Lozada expresó ayer su mortificación por las versiones sobre el estado del líder senderista del Huallaga.

"De parte nuestra, del Ministerio del Interior, y de quien habla no nos parece responsable hablar sobre temas en relación a especulaciones sobre el enfrentamiento que se está dando en la zona del Frente Huallaga", declaró en entrevista con RPP.

Según versiones policiales consultadas por este diario, la molestia de Lozada no solo se refería a un sector de la prensa que informó sobre los hechos sino que alcanzaría también a quien proporcionó la información al presidente Humala de que 'Artemio' habría muerto.

"Estamos haciendo trabajos permanentes –agregó– y solo damos información cuando tengamos hechos concretos y concluidos".

"Entrar en especulaciones y entrar en asuntos de precisiones es darle espacio al enemigo", subrayó.

Lozada resaltó más bien que la captura de 'Artemio' es para el Estado "un asunto de extrema prioridad".

Subrayó, además, que "los operativos destinados a capturarlo está siendo dirigido por el Ministerio del Interior, a través de las fuerzas del orden y del viceministro del Interior (Iván Vega), quien se encuentra en el teatro de las operaciones supervisando el operativo".

Cabe recordar que el ministro de Defensa también continúa en el lugar de los hechos monitoreando las acciones ante la ausencia de Lozada.

De otro lado, se supo que el doctor Marco Guzmán, miembro del pool de fiscales supraprovinciales de Lima, arribó a Tocache para dirigir la labor del Ministerio Público en el lugar.

El referido magistrado se sumó así a la labor de su colega Wendy Calero, quien horas antes había llegado también para apoyar a Eneida Aguilar, de la Fiscalía Provincial Mixta de Leoncio Prado, de Huánuco. A ellos se unió un equipo de peritos forenses.

Al cierre de esta edición, los magistrados recogían testimonios de pobladores, coordinaban con las autoridades policiales y militares, pero no reportaron alguna novedad sobre la ubicación del más buscado cabecilla senderista.

Otro hecho que llamó la atención es que el presidente Humala ordenó que se extremen las medidas de seguridad dentro y fuera de Palacio de Gobierno en prevención de cualquier atentado, teniendo en cuenta la importancia del golpe asestado a 'Artemio' y la coyuntura política por los reclamos sobre el proyecto minero Conga de Cajamarca.

AHORA EN EL VRAEPara el analista en temas subversivos, Carlos Tapia, el cabecilla terrorista puede haber muerto, pero la violencia no va a disminuir en el Huallaga porque el narcotráfico sigue presente allí, como lo está en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE).

"Los rezagos senderistas son elementos independientes del narcotráfico. Si los remanentes desaparecen el narcotráfico no dejará de actuar. Los subversivos no son vitales para el narcotráfico. Han desaparecido a casi todos subversivos, pero el narcotráfico está allí", manifestó a Perú21.

En ese sentido, el sociólogo Tapia planteó darle una mirada más especial al VRAE fortaleciendo la lucha y estrategia del Estado contra ese fenómeno.

Observó, también, que más preocupante es la presencia de los subversivos en el VRAE donde los hermanos Jorge y Víctor Quispe Palomino "tienen diez veces más efectivos que 'Artemio'".

OTRA REALIDADTapia explicó que la zona del Vizcatán es inhóspita donde los helicópetros tienen problemas para maniobrar y donde los terroristas son en su mayoría jóvenes, tienen escuelas de adoctrinamiento para niños para evitar que los infiltren después, como ocurrió en el Huallaga.

Precisamente, este diario reveló en noviembre del 2010 material fotográfico donde se registra las mejores condiciones 'militares', de comunicación, alimentación, incluso hasta de reproducción familiar existente entre los integrantes de las columnas senderistas, lideradas por el escurridizo Orlando Alejandro Borda Casafranca, 'camarada Alipio'.

"Lo del VRAE es más complicado. Allí se producen 200 toneladas métricas anuales de droga y el cultivo de coca se hace entre tres a cinco veces al año. Por eso insisto en desmentir que la caída de 'Artemio' sea un duro golpe al narcotráfico", indicó. Mientras tanto, el paradero de 'Artemio' es un misterio.