NUEVA ESTRATEGIA. Fernández quiere aprovechar la popularidad que tiene entre los jóvenes. (Reuters)
NUEVA ESTRATEGIA. Fernández quiere aprovechar la popularidad que tiene entre los jóvenes. (Reuters)

BUENOS AIRES (EFE).– El 66% de los argentinos rechaza la posibilidad de que se reforme la Constitución para habilitar un tercer mandato presidencial de Cristina Fernández.

De acuerdo al sondeo realizado por la consultora privada Poliarquía, incluso entre quienes apoyan su gestión, un 39% no está de acuerdo con una eventual reforma constitucional.

Fernández accedió a un segundo mandato de cuatro años en diciembre de 2011, por lo que de acuerdo a la Constitución no podría postular en los comicios presidenciales del año 2015.

"Con esos números se podría pensar que la reforma no puede pasar. Pero la experiencia política reciente muestra que el kirchnerismo ha tenido la habilidad comunicacional de instalar temas que parecen imposibles y sacarlos adelante", señaló Fabián Perechodnik, director de Poliarquía.

EL VOTO JOVENSegún el sondeo, el apoyo a la gestión presidencial alcanza el 57% entre los jóvenes de entre 18 y 30 años, segmento que en un 35% está de acuerdo con una nueva reelección.

En este contexto, el oficialismo impulsa cambios en las normas electorales para habilitar a los menores de entre 16 y 18 años a que puedan ejercer el voto de manera optativa.

Esta iniciativa, que comenzará a ser analizada por el Senado esta semana, ha generado algunos rechazos por parte de sectores opositores, que afirman que el proyecto oficialista busca utilizar a los jóvenes con fines electoralistas.

La propuesta suscitó fuertes críticas en sectores de oposición, a los que se sumó la Iglesia católica. "Si una persona menor de 18 años no es imputable de un delito, pero sí puede votar, entonces bajemos todo a los 16 años", opinó el arzobispo de la ciudad de San Juan, Alfonso Delgado.

TENGA EN CUENTA

- La iniciativa del oficialismo prevé establecer el voto optativo para los adolescentes entre 16 y 18 años.

- Esta propuesta será analizada en la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado.

- Los legisladores del kirchnerismo prevén que el proyecto pasará sin problemas luego a la Cámara de Diputados y allí se convertirá en norma en cuestión de unas semanas.