notitle
notitle

Fabiana Sánchez,Mis.Finanzasfsanchez@peru21.com

Cuando una persona es joven, entre sus prioridades cotidianas están las fiestas de fin de semana, la salida al cine con los amigos o la comida chatarra. Pero es en esta etapa cuando se debe aprovechar para ahorrar, sin dejar de lado la vida social.

El profesor de Administración de la Universidad Privada del Norte, José Cieza, refiere que los jóvenes que no tienen carga familiar deberían destinar un porcentaje de sus ingresos al ahorro, lo que les permitirá acumular un fondo y, con los años, adquirir muebles e inmuebles.

"De lo que se logra guardar, se debe crear una caja chica de contingencias, que sería el ahorro que sí se puede tocar", sugiere.

El analista considera que esta etapa no es para invertir en fondos mutuos o en la bolsa, sino para acudir a depósitos a plazo fijo y evitar operaciones de retiro.

"En este momento no buscamos mucha ganancia; más bien, se trata de adquirir una costumbre y de explorar modalidades de ahorro", manifiesta.

Asimismo, que los jóvenes tengan en mente el esparcimiento no es malo, siempre y cuando no se exceda de sus ganancias.

"Con respecto a los gastos de diversión, estos suelen sobrepasar el presupuesto. Hay que controlarlos", indica.

PRESUPUESTOEl experto resalta la importancia de clasificar nuestros ingresos y desembolsos.

"Esto nos ayuda a identificar los puntos que producen gastos más altos y a eliminarlos", asegura.

Esta hoja de cálculo debe considerar una reducción y eliminación de aquellos bienes o servicios que no contribuyan al ahorro.

"Hay que evitar los gastos en bebidas alcohólicas o en espectáculos muy costosos", precisa José Cieza.