Tiene un chef malasio que ha sabido integrar la cocina peruana a su universo culinario. (Rochi León)
Tiene un chef malasio que ha sabido integrar la cocina peruana a su universo culinario. (Rochi León)

La experiencia Westin se inició hace un año. En el edificio más alto de la ciudad se instaló un hotel que tenía como objetivo transformar la noción de hotelería en el Perú. Habitaciones de lujo, salones para eventos y conferencias, un moderno y sofisticado spa y demás valores agregados se sumaron a su oferta… y, dentro de ella, dos restaurantes y tres bares.

Nosotros visitamos Market 770, donde el chef es Wilfred Dass, un cocinero nacido en Malasia y con experiencia en hoteles de Brunéi, Bermudas, Londres, Punta Cana y otros lugares del mundo.

Consciente de que nuestra gastronomía tiene carácter propio y es exigida por extranjeros y peruanos, la carta del Market 770 es, a la vez, peruana e internacional: hay arroz con pato y cebiche al lado de pastas y platos mediterráneos.

El carpaccio de salmón de Dass es delicado, pero con carácter. El cau cau lo preparan con mariscos, y los ñoquis de lúcuma son deliciosos. El pulpito es servido sobre papas nativas, y la arúgula lo equilibra.

Su coctelería es internacional y pisquera. Su capitán, hecho con Viñas de Oro Quebranta, es elegante. Eso sí, sus demás cocteles resultaron ricos, pero un tanto dulzones.

Market 770 está en el Westin (Las Begonias 450, San Isidro). Atienden todos los días, de 12 m a 11 p.m. En el almuerzo hay bufé.