PESAR. No acusó antes a su vástago para que este no vaya preso. (Rochi León)
PESAR. No acusó antes a su vástago para que este no vaya preso. (Rochi León)

Rosa Quispe Ruiz, una humilde ayacuchana de 79 años que padece sordera, denunció ayer que su hijo la violó reiteradas veces desde setiembre del año pasado, en su vivienda, ubicada en El Agustino.

La mujer acudió a un templo de la iglesia Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Allí le confesó al obispo Julio Sulca las vejaciones a las que la sometió Samuel Huacles Quispe (61), soltero, quien trabaja como relojero en La Parada, La Victoria.

Junto al religioso, la víctima acudió a la comisaría de San Pedro, donde lloró frente a los policías que recogieron su manifestación.

"Me dijo que no lo denunció antes porque no quería que vaya a la cárcel. Sus otros cuatro hijos se han olvidado de ella", dijo Sulca a Perú21.

La señora le contó a los agentes del orden que una vez se durmió y amaneció "sin ropa". La Policía no descarta que el sujeto haya usado algún tipo de somnífero para cometer los abusos sexuales.

FICHA

SAMUEL HUACLES QUISPERelojero61 años – Vivía con su madre en la Av. Garcilaso de la Vega 1035, asentamiento humano 7 de Octubre, El Agustino.