(USI)
(USI)

Impresionado quedó el cantante irlandés Bono Vox al comprobar ayer la majestuosidad de Machu Picchu tras recorrer la ciudadela inca en compañía de su familia y de un guía turístico.

"¡Amo Machu Picchu!, es impresionante", exclamó el líder de la banda de rock U2.Para evitar el asedio de la prensa, el músico y sus acompañantes ingresaron al lugar pasadas las tres de la tarde por una puerta alterna. Durante su visita, el artista se mostró amable con el resto de turistas que lo reconocieron. Incluso, Bono accedió a tomarse fotografías y compartió opiniones con el resto de visitantes.

Bono recorrió el Intihuatana, el Templo de las Tres Ventanas, la Roca Sagrada, El Templo del Sol y los andenes, lugares en donde tomó varias fotografías. Horas antes el cantante intentó ingresar a Machu Picchu por la puerta principal, pero desistió por la cantidad de turistas y periodistas apostados en el lugar.

El artista ha evitado ser resguardado por una escolta oficial desde que arribó al Cusco, porque –argumentó– quiere pasear "como una persona cualquiera". Al enterarse de la llegada de Bono, la Policía cusqueña preparó una operación de emergencia que incluía hasta helicópteros, pero el cantante rechazó cualquier atención especial.