BATALLA CAMPAL. La Policía tuvo que lanzar gases lacrimógenos para controlar a la enardecida turba. (Andina)
BATALLA CAMPAL. La Policía tuvo que lanzar gases lacrimógenos para controlar a la enardecida turba. (Andina)

Hartos de ser víctimas de una banda delictiva que durante el último año ha causado la muerte de 14 taxistas, a quienes asesinaron para robarles su herramienta de trabajo, los choferes de la provincia de Huancayo se levantaron ayer e intentaron ajusticiar con sus propias manos a cuatro sujetos que, en la víspera, habían sido detenidos por la Policía, acusados de ser integrantes de una nueva banda de 'matataxistas'.

El enfrentamiento se inició a las 7:30 horas en el puente Chanchas, en el distrito de Huancán, cuando agentes del orden trasladaban a la sede de la Divincri a Joaquín Corichagua (18), Valeriano Franco Clemente Mallma (20), Kevin Santiago Ponce (18) y Genaro Sosimo Gálvez Alcántara (18).

Los sujetos habían sido detenidos el lunes, después de que asaltaran al taxista Alfredo Fernández. Según la Policía, el hombre del volante fue interceptado por los sujetos, quienes intentaron asesinarlo para llevarse su unidad, de placa W1-O575. La víctima fue abandonada atada en un descampado de Huayucachi, pero logró liberarse y alertó del hecho a la Policía.

Cuando los detenidos eran llevados a la Divincri, un centenar de taxistas bloqueó la vía y exigió a la Policía que le entregara a los intervenidos para 'hacer justicia'.

La Policía les hizo frente con gases lacrimógenos, pero los taxistas arremetieron con una lluvia de piedras. En medio de la gresca, un grupo intentó voltear los vehículos donde eran trasladados los supuestos 'matataxistas', mientras que otro grupo tomó de rehén al jefe de la Policía de Carreteras, Erick Acosta,para canjearlo por los delincuentes.

Ante la situación de tensión, la Policía controló a los choferes haciendo disparos al aire y, finalmente, logró llevar a los detenidos a la comisaría. Sin embargo, la protesta contra los 'matataxistas' continuó en el centro de la ciudad.

DATOS

- La revuelta en Huancayo dejó 10 policías heridos y siete taxistas detenidos por bloquear vías.

- Además, tres patrulleros terminaron destrozados.

- En la tarde, los comercios de Huancayo cerraron sus puertas ante el temor de que se produzcan saqueos.