notitle
notitle

Alonso Segura,Al.Mercadoasegura@peru21.com

Hace unas semanas comentábamos la urgencia de impulsar la agenda de promoción de inversión privada desde el Ejecutivo, para la cual resultaba indispensable fortalecer Proinversión. En esa línea, recientemente se reestructuró esta institución, y la semana pasada se anunciaron planes de concesiones y asociaciones público–privadas por US$ 10 mil millones para los próximos dos años. Esta es una señal muy favorable pues el país necesita continuar desarrollando obras de infraestructura y provisión de servicios –si quiere continuar reduciendo la pobreza y brechas de acceso–; así como seguir incrementando la competitividad con las reducciones de costos para el sector privado que estas obras implican. La agenda incluye carreteras, obras portuarias, proyectos energéticos, entre otros. Evidentemente, Proinversión es solamente un órgano ejecutor que depende de las prioridades y formulación de iniciativas de los ministerios sectoriales, pero suponemos que el mensaje al interior del Ejecutivo es el mismo: a formular proyectos.