notitle
notitle

Fernando Cillóniz,Al.Mercadofcilloniz@peru21.com

Se ve que esos pesimistas no saben que el área subastada equivale –por ejemplo– a la superficie total del valle de Ica. Tampoco saben que a Chavimochic le tomó 15 años subastar 20,000 hectáreas. También dicen que el Estado invirtió dinero para beneficiar solo a un puñado de empresarios, mientras que a los pobres no se les dio la oportunidad de acceder a dichas tierras. Falso. Un total de 5,500 hectáreas de pequeños agricultores recibirán agua del proyecto. Olmos implica nuevas inversiones por US$1,000 millones en el próximo lustro. Cientos de miles de peruanos trabajarán en la irrigación. Gracias a Olmos, mucha gente pobre dejará de serlo. El Estado recuperará lo invertido con la subasta de las tierras y con el pago por el agua y los impuestos de las empresas. Admiración y gratitud, eso es lo que siento por los que confiaron y apoyaron la realización de esta colosal obra de ingeniería.