LO ACUSAN. Hugo Chávez habría mandado liberar a funcionarios vinculados con el narcotráfico. (Reuters)
LO ACUSAN. Hugo Chávez habría mandado liberar a funcionarios vinculados con el narcotráfico. (Reuters)

MIAMI/CARACAS (Reuters).– Un exjuez de la Corte Suprema venezolana, que fue separado de su cargo el mes pasado por, supuestamente, ayudar al narcotraficante Walid Makled, denunció que el gobierno del presidente Hugo Chávez Frías manipula sistemáticamente los tribunales e, incluso, ha llegado a interferir en casos de drogas.

El exmagistrado Eladio Aponte huyó de Venezuela hace dos semanas y buscó refugio en Costa Rica, donde estuvo en contacto con la Dirección de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), según funcionarios.

"El sistema está corrupto en todos los niveles, mucha manipulación, ahí no sale una decisión si no se consulta. Últimamente, los tribunales penales, para tomar cualquier decisión, tienen que consultarla (con el Gobierno)", dijo Aponte en una entrevista transmitida por el canal de televisión de Internet hispano Soi TV, de Miami, antes de dejar Costa Rica a bordo de un avión del Gobierno de Estados Unidos, señaló el canal sin dar detalles sobre su destino.

Aponte aseguró que, frecuentemente, el palacio presidencial le decía cómo resolver casos judiciales en los que el Gobierno estaba interesado y que funcionarios de alto rango se reúnen regularmente con jueces y fiscales en la Vicepresidencia para discutir cómo tratar los casos legales políticamente sensibles.

"De la Vicepresidencia es de donde sale la directriz de lo que va a hacer la justicia. O sea, salen las líneas conductoras de la justicia en Venezuela", afirmó.

El exjuez admitió que alteró el curso de la justicia a petición del Gobierno y que cumplió solicitudes de funcionarios civiles y militares que trabajaban en el palacio presidencial.

"Desde el presidente (Hugo Chávez) para abajo", dijo sobre los altos cargos que lo contactaron para esos temas.

DATOS

- Eladio Aponte, de 63 años, era un abogado militar de bajo perfil cuya carrera despegó luego de una purga en las Fuerzas Armadas realizada por Hugo Chávez después de superar un fugaz golpe de Estado en el 2002.

- El canciller venezolano, Nicolás Maduro, rechazó las acusaciones de Aponte y sostuvo que "le ha vendido su alma al diablo y a la DEA" y que EE.UU. se ha convertido en "santuario" de terroristas, corruptos y narcotraficantes.