Castro llora durante audiencia. (Rochi León)
Castro llora durante audiencia. (Rochi León)

Liliana Castro Mannarelli, acusada –junto con Eva Bracamonte– de ser la autora intelectual del asesinato de la empresaria Myriam Fefer, lloró y reiteró su inocencia.

Durante la audiencia realizada ayer en el penal de Lurigancho, dijo a los magistrados que desconocía la posición económica que tenía Eva cuando la conoció. Señaló, además, que no se benefició en ningún aspecto y que, por el contrario, lo único que ha conseguido es estar tres años en prisión.

Entre lágrimas contó que, cuando tenía 18 años, su padrastro intentó abusar de ella, por lo que debió irse a vivir con su hermana. También detalló el motivo de cada uno de sus viajes al extranjero.