notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

Esta conducta enigmática está relacionada con mujeres que afirman que siempre eligieron a la pareja equivocada. Aunque hayan tenido en su vida muchos amores, siempre terminan engañadas. Más aun, sabiendo el engaño, lo aceptaban y suplican seguir viviendo juntos aunque él tenga una amante. Son mujeres que adquirieron una devaluación psíquica. Esto marcó su personalidad y este trauma es el motor que las acerca a buscar hombres infieles, inadecuados. Se unen a ellos sabiendo lo que son –no es ninguna mala elección– y cuando ellos les confirman que están con una amante, a ellas no les asombra y parece incluso que lo estaban esperando. Hay varias causas: ha sido despreciada por el padre, ha sido violada o ha sido burlada por el primer enamorado. Ser una mujer devaluada es su identidad, no puede separarse de esta marca y, por eso, la repite con parejas; al menos, así siente que es alguien.