Así se observa diariamente, a las 7:30 de la mañana, en el ingreso al trébol de la Av. Javier Prado. (Rafael Cornejo)
Así se observa diariamente, a las 7:30 de la mañana, en el ingreso al trébol de la Av. Javier Prado. (Rafael Cornejo)

Cruzar en menos de 10 minutos el trébol de la avenida Javier Prado entre las 7 y las 9 de la mañana en un día laborable es, simplemente, imposible. La gran cantidad de vehículos genera una terrible congestión que se inicia en Plaza Camacho y llega hasta el ingreso a la Vía Expresa de Javier Prado. Atravesar este tramo significa más de una hora de espera.

Como esta zona hay muchas otras en la capital. Luego de realizar un análisis, la Municipalidad de Lima ha identificado 75 puntos críticos prioritarios en los que se proyecta efectuar obras de poca inversión, pero que permitirán agilizar significativamente el desplazamiento de las unidades.

Un ejemplo de esto es lo que se hizo en la playa Barranquito, donde solía formarse un enorme cuello de botella. En esta zona se acondicionó un giro en 'U', de norte a sur, y se amplió la pista, lo que redujo la congestión automovilística y el tiempo para cruzar de 15 a tres minutos.

La obra, inaugurada el 12 de junio por la alcaldesa Susana Villarán, demandó una inversión de 358 mil soles.

"La reforma del transporte no solo es la determinación de una red vehicular y la formación de consorcios. También incluye el mantenimiento de vías y de los puntos críticos", declaró la burgomaestre.

¿QUÉ SE HARÁ?En algunos de estos sectores se harán intervenciones, tales como la instalación de rejas, la colocación de paraderos, la ampliación del carril o el mejoramiento de la señalización y de la semaforización. En otros solo se cambiará el sentido del tránsito.

¿Y qué se ha tomado en cuenta para priorizar los trabajos en estas vías? Gustavo Guerra García, asesor en temas viales de la comuna metropolitana y miembro del directorio de Protransporte, manifestó a Perú21 que se ha verificado que se trata de sectores con gran congestión vehicular y donde se necesita efectuar construcciones de poca envergadura.

"Además, se ha constatado que son labores que se pueden llevar a cabo en unas pocas semanas y que generarían un alto impacto para la población", sostuvo.Hay lugares en los que ya se ha concluido estas intervenciones. En otros están en plena ejecución. Se calcula que a partir de setiembre se empezará a inaugurar las remodeladas vías a un ritmo de dos de ellas por semana. "En un año, aproximadamente, habremos culminado, si es que no se presentan inconvenientes", afirmó Guerra García.

NO SERÁN LOS ÚNICOSAhora, el municipio se ha propuesto otra meta: reunirse con los alcaldes distritales para que estos puedan identificar otros "puntos negros".

"Queremos que nos presenten sus propuestas para poder efectuar los estudios técnicos y ver la viabilidad de las mismas", enfatizó el asesor. Señaló, finalmente, que el financiamiento de las citadas obras correrá por cuenta de la Empresa Municipal Administradora de Peaje (Emape).