Trece playas han sido consideradas no saludables por la Digesa. (USI)
Trece playas han sido consideradas no saludables por la Digesa. (USI)

Lourdes FernándezSi usted ha pensado en tomarse un descanso y visitar alguna playa de la capital, tome en cuenta la siguiente información: este verano tendrá más opciones para elegir.

Según el último monitoreo de la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa), del Ministerio de Salud, el 74.4% de las 101 playas de Lima que fueron evaluadas se encuentra saludable. Es decir, en buen estado para el baño y la recreación. De acuerdo con el estudio, solo un 3.8% no reúne las condiciones de salubridad necesarias. En tanto, un 21.8% de los balnearios ha sido catalogado como regularmente saludable.

A nivel nacional, el panorama es similar. De un total de 197 balnearios, al menos el 72.1% está apto para recibir a los veraneantes, un 21.3% es regularmente bueno y el 6.6% está registrado como no saludable.

APROBADASEntre las playas que son aptas figuran Las Conchitas, Miramar, Playa Hermosa, San Francisco Chico y Esmar N° 2, en Lima Norte. En la Costa Verde se puede visitar Los Delfines, Pampilla, Waikiki, Makaha, Redondo, La Estrella y Las Piedritas. Y a pesar de su reciente y poco auspiciosa reinauguración, La Herradura está calificada como regularmente saludable.

En el sur, algunos de los balnearios aprobados por Digesa son La Encantada, Arica, Los Pulpos, El Silencio, Punta Hermosa, Punta Rocas, Punta Negra, León Dormido y Asia.

En el lanzamiento de la campaña 'Verano Saludable 2012' –realizado ayer en la playa Agua Dulce–, la directora de la Digesa, Mónica Saavedra, recordó que las playas continuarán siendo identificadas con banderines de colores (azul para las aptas, amarillo para las regularmente saludables y rojo para las no saludables) para que el público esté advertido de la peligrosidad de cada una.

MALOS HÁBITOSPese al buen estado de la mayoría de balnearios, los malos hábitos de los veraneantes y la insuficiente fiscalización de los municipios impiden que las playas se mantengan ordenadas y limpias.

La responsable de Calidad Sanitaria de Digesa, Ivonne Loayza, explicó que la calificación sanitaria que hace la entidad no solo depende del análisis microbiológico del mar, sino de la limpieza de la arena, del uso de tachos y de la acumulación de basura en las playas.

"Uno de los indicadores que usamos para la evaluación es el uso y estado de los servicios higiénicos. Los baños resultan insuficientes, y este problema es responsabilidad de cada comuna", subrayó.

Recordó que la contaminación de los balnearios puede generar males gastrointestinales, como diarreas y afecciones estomacales. Además, problemas en la vista –como conjuntivitis–, hongos y alergias en varias zonas de la piel