notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

En el documental Moore reflexiona respecto a la conducta de la Asociación Nacional del Rifle que defiende el derecho a portar armas. El estado de Colorado es uno de los menos exigentes en los permisos para adquirir y poseer armas, pues solo los delincuentes comprobados y pacientes psiquiátricos tienen limitaciones para ello. Tras esto surgen preguntas inquietantes: "¿por qué la mayoría de estos asesinos en serie son adolescentes u hombres blancos? ¿Cómo habrá influido en Holmes (el asesino) haber crecido en un suburbio rural predominantemente blanco y evangélico de San Diego, una ciudad con un pasado de terror racial? ¿Cómo conectar está violencia aparentemente indiscriminada con la violencia discriminada y dirigida contra minorías raciales y enemigos políticos?". Un dato aterrador es el poder de las armas que se utilizan. Holmes disparó hasta 6,000 veces durante 20 minutos sobre los espectadores. ¡6,000 veces en 20 minutos equivale a 300 balazos por minuto y a 5 balazos por segundo! Un periodista de EE.UU., que pertenece a la derecha evangélica y militarista, opinó que "hay buenas personas a las que lamentablemente les suceden cosas malas y no hay ninguna política que se pueda implementar para impedirlo". Es decir, que se adelanta a análisis más serios para hacer creer al gran público que el fácil acceso a las armas no es una de las causas de estas masacres desaforadas.