La Policía lanzó bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes. (USI)
La Policía lanzó bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes. (USI)

El interior del país sigue convulsionado. Más de 500 alumnos de la Universidad Tecnológica de los Andes (UTEA) tomaron el local institucional de dicha casa de estudios superiores, en la Ciudad Imperial.

La Policía dispersó a los revoltosos lanzando bombas lacrimógenas, lo que generó una batalla campal en la avenida Grau. Los agentes detuvieron a siete universitarios y hubo varios heridos.

Los estudiantes piden autonomía administrativa y presupuestal pues, actualmente, dependen de la sede central de la UTEA de Apurímac.

Ellos mostraron su preocupación porque las carreras de Derecho, Contabilidad, Sistemas y Enfermería no están adecuadamente implementadas. Asimismo, demandaron la construcción de un nuevo local universitario, cuyo terreno ya tendrían, pero que estaría en proceso judicial.

También pidieron un estatuto propio. Señalaron que, por ejemplo, para sustentar sus grados deben viajar hasta la ciudad de Apurímac, lo que les ocasiona mayores gastos.

Al cierre de esta edición había intervenido la Defensoría del Pueblo para que la protesta no llegara a mayores.

EN ÁNCASHAsimismo, en el distrito de Nuevo Chimbote, en Áncash, un grupo de alumnos de la Universidad Nacional del Santa (UNS) bloqueó las dos puertas de acceso al campus en demanda de un mayor presupuesto para las actividades que han sido programadas por el 27 aniversario de la referida casa de estudios.

SABÍA QUE

- EN AREQUIPA: En la Ciudad Blanca, los estudiantes del colegio Independencia levantaron el paro luego de que tomaran el centro educativo y pernoctaran ahí por dos noches.