"En 2011, el 80% de los conciertos perdió plata"

Organizó los conciertos de Soda Stereo, REM, Metallica y Green Day. Hoy alista el recital de Juan Diego Flórez. Conozca a Coqui Fernández y a su oficio.

Foto: Rafael Cornejo.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Coqui Fernández,Empresario Autor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Melómano y empresario. Coqui Fernández es el responsable de la presencia de Juan Diego Flórez, este 10 de abril, en el Jockey Club, donde cantará un repertorio lírico y otro popular. Marco Zunino será uno de sus invitados. Entradas: Teleticket (Wong y Metro).

¿Eres un melómano metido a empresario?Te cuento la historia completa. Me quedé enganchado con la música cuando, a los ocho años, mis hermanos hicieron una fiesta en casa. Como la bulla no me dejaba dormir, bajé a ver qué pasaba. Quedé impactado cuando vi a chicos de 15 años revolcándose a besos en los sillones, otros vomitando, algunos bailando frenéticamente… y todo por la música, pues cuando mi mamá bajó a terminar el tono, la magia acabó. Al día siguiente quería escuchar aquello que me había llevado a una especie de orgasmo. Allí empecé a escuchar mucha radio, mucha música. Tres años después tenía una colección de 500 casetes. Yo grababa música para mí, pero resulta que la gente quería comprar mis casetes. Ese fue el inicio de mi carrera pues me di cuenta de que la música me hacía feliz y que difundiéndola podía ganar dinero. Mi papá dice que cuando me compró mi minicomponente me alejó del Derecho (risas).

¿Cómo llegaste al mundo de los conciertos?En el año 92, Lalo Ponce, el dueño de Phantom y mi compañero de la PUCP, me convocó para trabajar con los Nosequién. Yo odiaba el rock en español y, peor aún, Las torres me parecía una canción de letra genial pero con música malísima pues, como escuchaba rock en inglés, lo que me interesaba era la música porque no entendía la letra (ríe). Como necesitaba plata, acepté. Así me metí a la organización de conciertos. De plomo pasé a productor y, más tarde, a organizador de conciertos. Aquí también llegué de forma accidental. Mi exsocio me dijo que su enamorada pasaba por una crisis financiera. Me propuso hacer una sociedad y organizar un concierto. Hicimos un festival con Libido, Mar de Copas y Madre Matilda. Nos fue tan bien que con esa plata compré mi primer carro.

¿El concierto de Roger Waters cambió el panorama de los conciertos en el Perú?Cambió con Roger Waters (Pink Floyd) y con Soda Stereo. Waters fue el primer artista importante, pero solo asistieron 11 mil personas. Soda, en cambio, llenó dos veces el Estadio Nacional. Allí, los empresarios nos dijimos hay plata, hay demanda y hay ganas. Soda nos cobró casi dos millones de dólares por los dos conciertos.

¿Y tenías la plata?No tenía dónde caerme muerto. Mi socio y yo teníamos 20 mil dólares que ni siquiera eran nuestros (ríe). El concierto se lo ofrecieron a las empresas grandes, pero nadie ofrecía el millón que Soda pedía. Entonces intervino Gustavo Cerati, quien nos recomendó pues nos conocía por algunos conciertos que organizamos con él como solista. El dueño de la gira se cagó de risa, pero Cerati se puso como aval: "Si ellos no te pagan, te pago yo", pues quería venir a tocar al Perú. Pasamos de una taquilla de 30 mil dólares a una de 3'500,000… y con eso vivo hasta hoy (ríe).

Luego empezó el boom de conciertos…Sí, al punto que el año pasado se hicieron 160. De ellos, el 80% perdió plata. De cinco empresarios hemos pasado a ser más de 40, y se está ofreciendo más plata de lo que el mercado puede pagar. La gente ya se endeudó bastante, sus tarjetas están reventando y ahora es más selectiva con lo que va a ver. La novedad se acabó. Yo intuí esto. Por eso, en 2011 solo hice un concierto, fue mi año sabático. Creo que, este año y el siguiente, la cosa se va a estabilizar. Una buena cifra es tener 100 conciertos al año, pero también es verdad que falta público. El peruano no es roquero. Quise traer a Lollapalooza, pero concluimos que no se podía hacer por falta de cultura rockera y público. Y no me quejo del público, pues este tiene la cultura que le dan. Si las radios apostaran por el rock, seguramente la cosa sería distinta.

¿Nuestras radios son un desastre total?Como empresario, entiendo que tengamos que cerrar nuestras cuentas en azul. Además, creo en la libre empresa. Pero les pediría que arriesguen porque sé que les va a ir bien con el rock.

Organizaste el concierto de Metallica…La banda nos cobró más de un millón de dólares y recuperamos el estadio de San Marcos. Le hice un gran favor al rector de aquella época. El estadio no tenía nada, le metimos un montón de plata, dinero que no fue devuelto.

Y ahora organizas el concierto de Juan Diego Flórez…Lo admiro. Es un real número uno. Para mí, es nuestro peruano más ilustre y el mejor cantante de nuestra historia. Su equipo me convocó para organizar el concierto, situación que me enorgullece, que me prestigia. Queremos que la gente vaya. Por eso las entradas van desde los 40 soles. En otros lugares pagan 400 dólares por verlo.

AUTOFICHA

- Nací en Lima, pero digo que soy de la selva. Mi madre es de Tarma; mi padre, de Tarapoto. Tengo 40 años. Estudié en el Pestalozzi. Mi papá fue vocal supremo. Soy abogado.

- Por mi alienación, no fui a los 'amautazos' de Soda Stereo en el 87. Por entonces consideraba el rock en español algo pacharaco.

- En los 80 escuchaba solo música en inglés. Hoy lo acepto con mucha vergüenza. En esa época no me gustaba la salsa ni la música criolla. Sólo escuchaba radio Doble 9.

Ir a portada