En el valle de Katmandú, algunas niñas newar -las llamadas kumaris- son adoradas como deidades omnipotentes. Dicen que dan prosperidad, ofrecen conexión inmediata entre este mundo y el divino, y que dan lecciones sabias.

  • Redacción PERÚ21
  • 18 de mayo de 2020 07:23 p.m.
  • Duración: 04:14