Un inspector no solo se expone a posibles insultos y amenazas, sino que también pone en juego su propia integridad física mientras se encarga de poner orden al caótico e informal transporte limeño.
Un inspector no solo se expone a posibles insultos y amenazas, sino que también pone en juego su propia integridad física mientras se encarga de poner orden al caótico e informal transporte limeño.

Un inspector no solo se expone a posibles insultos y amenazas por conductores que no cumplen las normas, sino que también pone en juego su propia integridad física mientras se encarga de poner orden al caótico e informal transporte limeño.

  • Redacción PERÚ21
  • 26 de enero de 2021 10:25 p.m.
  • Duración: 03:21