Se hizo famoso en el mundo entero a principios de los años noventa. En medio de las celebraciones por el quinto centenario del descubrimiento de América, cuando los Fabulosos Cadillacs gritaban "¡no hay nada que celebrar!", Luis González Palma hacía lo propio pero con sutileza: sus imágenes conjugaban una serena belleza con el contenido crítico.

Sus retratos de ese entonces mostraban individuos indígenas de su Guatemala natal que miraban fijamente al espectador. Alrededor de ellos, símbolos de la cultura Maya y de la imposición del catolicismo durante la conquista española.

El mensaje era claro: la identidad de las personas, en esta parte del mundo, es indesligable del choque de culturas y la herencia que la colonia dejó en nuestras sociedades.

Con el tiempo, este fotógrafo –que ha recibido el premio a la trayectoria de y que ha transitado por las bienales de Venecia, Sao Paulo o La Habana–, empezó a regalarnos imágenes más íntimas, como las de la serie "Jerarquías de intimidad", que pueden verse en su exposición en Lima, y reflexiones sobre la producción cultural latinoamericana, como en su serie "Möbius".

En esta, la más reciente, González Palma vuelve sobre sus retratos del quinto centenario, pero los interviene con figuras geométricas. Con ello, conjuga los dos estilos artísticos surgidos en Latinoamérica en el siglo pasado: el del exotismo y la mirada al pasado precolombino –nacido en México, Centroamérica y en países como el Perú–, y el de la abstracción geométrica –surgido en Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela–.

La cinta de Möbius es una figura singular, una cinta en que anverso y reverso son lo mismo. Es por eso que González Palma la utiliza para nombrar estas imágenes, pues conjugan estos dos estilos contrarios, ambos parte de la identidad –contradictoria, claro, pero maravillosa también– de América Latina.

SABÍAS QUE

  • González tiene alma de artesano: presenta fotos en película ortocromática (sensible al azul y el verde) dispuestas sobre láminas de oro para lograr la tonalidad perfecta.

DÓNDE

  • Galería El Ojo Ajeno. Av. 28 de Julio 815, Miraflores. De lunes a viernes, de 9 a.m. a 9 p.m. Sábados, de 9 a.m. a 5 p.m. Ingreso libre.

TAGS RELACIONADOS