Para lograr un peso saludable con una es necesario mantener una serie de que no impliquen alteraciones en tu metabolismo. Aquí te dejamos lo que no debes hacer:

1. Obsesionarte con el conteo de calorías:Evita centrar tu programa alimenticio únicamente en las calorías consumidas, especialmente si tu meta se basa en "menos es mejor". Estudios demuestran que consumir menos de las calorías recomendadas al día (1,800) en promedio puede causar un desaceleramiento del .

2. Confiar demasiado en los alimentos light:Solo por el hecho de que un alimento esté contramarcado como "bajo en grasa" no quiere decir que no engorde. Estos alimentos por lo general reemplazan grasa por azúcar. Así, una porción de tres galletas de chocolate bajas en grasa aportan 11 gramos de azúcar con 120 calorías, mientras unas normales aportan 12 gramos de azúcar y 140 calorías.

3. Ejercitarte en exceso:Si a los puntos anteriores sumas rutinas de exageradas y una obsesión compulsiva por ejercitarte a toda hora, puedes terminar por alterar todo tu sistema.

4. Incrementar la ingesta de fibra muy rápido:Cuando estas ansioso de perder peso practicas cualquier consejo nutricional que te brinden sin preguntar nada más. El problema surge cuando repentinamente consumes cantidades alarmantes de estos productos sin que este nuevo hábito corresponda un proceso lógico.

5. Adoptar planes irrealistas:Una dieta saludable es una inversión de largo plazo. Debes trabajar en ella a diario y por el resto de tu vida para obtener los resultados que quieres. Dietas drásticas en las cuales debes pasar hambre te debilitan e inhiben tu rendimiento físico e intelectual natural, lo cual te deja peor que cuando comenzaste.