(USI)
(USI)

Ray Fearing, joven estadounidense de 27 años, sufría de segmentaria y focal, un mal que provoca alteraciones renales. A fin de reemplazar uno de los riñones dañados, su hermana Cera decidió donarle uno.

A los pocos días de la operación, la enfermedad empezó a afectar al nuevo riñón. Los médicos de la , responsables de la intervención, decidieron dar mejor uso a dicho órgano.

Según informa el portal , los médicos debatieron los aspectos éticos de volver a trasplantar ese mismo riñón. Finalmente, optaron por dárselo a Erwin Gómez, cirujano de 67 años que estaba en lista de espera. Una proeza, pues todo fue realizado en menos de dos semanas.