(TV Perú)
(TV Perú)

Los clásicos desayunos al paso siempre está acompañados de un delicioso jugo de naranja recién hecho. Sin embargo, estas bebidas embotelladas pueden llegar a convertirse en un verdadero problema para la

Durante el programa 'Marcando Agenda' de TV Perú, Jorge Sanamé, director del laboratorio clínico del Instituto Daniel A. Carrión, puso a prueba una botella de jugo de naranja y, tras el análisis microbiológico, presentó los resultados alarmantes.

El especialista comprobó que estas bebidas contienen bacterias, como la Escherichia coli (E.coli) y estafilococos, las cuales pueden ser “anómalas y agresivas” para sus consumidores, pues causan problemas digestivos, como diarreas y fiebres intestinales.

“El problema no es la naranja en sí, son las botellitas que no tienen registros sanitarios, ni un control de calidad. Estas botellitas son manipuladas por personas en manos libres, pero ¿las botellas de dónde vienen?, ¿las han lavado? Es antihigiénico”, explicó Sanamé. 

La de estos refrescos propicia la mezcla del líquido con el smog, el polvo y otros gérmenes. Además, el proceso de envase es manual y se realiza sin , lo que podría provocar la oxidación del contenido.

Según el especialista, los niños y los adultos mayores son los más vulnerables a problemas digestivos, debido a que su capacidad defensiva en el organismo es menor a la de un adulto.

“Cuando ingerimos alimentos tóxicos nos vuelve un poco vulnerables a las enfermedades. Si uno se enferma, bajan las defensas y ello nos expone a muchos agentes virales que hay en el ambiente, sobre todo en la época de altas temperaturas”, asevera.

TAGS RELACIONADOS