notitle
notitle

"¿Ya decidiste qué estudiar?". Es una pregunta muy difícil de responder, tanto para aquellos que tienen varias opciones como para los que no tienen ni una. Para empezar, hay que conocerse mejor.

Los talleres de exploración vocacional, por ejemplo, son complementos que permiten saber más de uno mismo e identificar habilidades.

Asimismo, si ya tiene una carrera en mente, hay que hacerse preguntas como éstas: ¿Me gusta? ¿La escogí porque es más rentable? ¿O es porque mis amigos también estudiarán esto? Recuerde que la elección dependerá de ti.

Finalmente, hay que 'sumergirse' en la carrera elegida. En tal sentido, acudir a charlas informativas de los centros de estudios o conversar con alumnos o profesionales ayudará a aclarar el panorama.