Cuidar a un o un niño pequeño obliga a adoptar una serie de cambios en la cotidianidad de cualquiera. Esto debido a que los pequeños se encuentran en una constante exploración del mundo que los rodea.

Esta exploración puede llevar al pequeño a lastimarse con objetos, muchos de los cuales incluso fueron pensados para él, como juguetes, ropa o algunos instrumentos.

Es por eso que se tiene que tener especial cuidado y mantenerse vigilantes sobre las interacciones del menor de la casa y no subestimar los objetos del bebé, por muy inofensivos que parezcan.

A continuación algunos ejemplo de objetos que podrían causar lesiones y poner en peligro a nuestros bebés:

SONAJEROS Y CHUPETES

Estos objetos son creados exclusivamente para el uso de los bebés, y su uso responsable y vigilante puede satisfaces necesidades. Sin embargo, se tiene que prestar atención a ciertos factores.

Según la European Injury Database (IDB), cada año se presentan 44 casos de lesiones causadas por chupetes y 850 por sonajeros en niños de 0-4 años en toda Europa. Todos los casos tuvieron la gravedad suficiente para acudir a los hospitales de emergencia.

¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)
¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)

Los chupetes significaron un gran peligro debido a las cadenas que se suele utilizar para sujetarlos a los barrotes de la cuna o cualquier mueble del bebé. Ya que estas llegaron a ahorcar a los niños pequeños cuando estos los manipulaban.

Además, tanto los chupetes como los sonajeros podrían provocar atragantamientos, si son lo suficientemente pequeños como para caber en la boca del menor.

- Si se tienen estos objetos en casa, procurar que se encuentren con el niño cuando es vigilado.
- Comprobar que el objeto no consta de varias piezas que puedan separarse y provocar atragantamiento.
- Si con el tiempo cambian de color, es importante reemplazarlos.
- En el caso de los sonajeros, también es importante detectar que el sonido que hacen no sea muy fuerte, para evitar daños en el oído del menor.

ANDADORES

Uno de los objetos más comunes para los pequeños que empiezan a dar sus primeros pasos, ya que aportan la estabilidad necesaria para desplazarse. Sin embargo, existen existen hasta 580 lesiones provocadas por este objeto al año.

Estos objetos aumentan la velocidad y la altura de los niños. Esta situación hace más difícil el frenado a tiempo, que muchas veces no pasa por la cabeza del pequeño, generando vuelcos o en el peor de los casos, caídas por las escaleras. Además, al estar a mayor altura, y tener las manos sueltas, pueden alcanzar objetos cortantes o sustancias irritables que generen quemaduras o intoxicación.

¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)
¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)

- Se debe prestar atención a la altura y el rango en el que se encuentra el bebé puesto en el andador, y los objetos que podría alcanzar.
- Verificar que el objeto tiene agarres especiales que permitan sujetarlo rápidamente en caso de peligro.
- Nunca perder de vista los trayectos, creando un área segura en la que pueden correr libremente en la casa.

PIJAMAS Y ROPA EN GENERAL PARA BEBÉ

En el caso específico de la ropa del bebé, lo peligroso radica en la inflamabilidad de estos objetos. Solo en Reino Unidos se producen anualmente unas 750 lesiones por quemaduras, en las que las prendas se encendieron.

Si bien este es un problema que puede afectar tanto a niños como a adultos, la diferencia es la reacción que se tiene frente al fuego. Los niños se bloquearán frente al pánico y no huirán del fuego.

¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)
¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)

- Se debe preferir vestimentas elaboradas con materiales ignífugos.
- La ropa debe ser ceñida, debido a que es más difícil que está se encienda si está pegada al cuerpo.
- Evitar prendas con excesiva decoración, como cordones, lazos o botones fácilmente de descocerse y que puedan generar atragantamientos.

BARRERAS DE SEGURIDAD

Paradójicamente, este tipo de objetos son pensados para evitar accidentes, impidiendo el acceso de los niños a lugares potencialmente peligrosos, como escaleras o piscinas.

Sin embargo, hay que cuidar la forma de estas barreras, que no permitan que los pequeños puedan meter su cabeza entre los barrotes o incluso en el espacio que queda entre la rejilla y el piso. El espacio entre los barrotes no debe ser superior a los 6’5 centímetros.

¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)
¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)

Estas barreras tienen que estar bien fijas al suelo o las paredes, de manera que no cedan a los empujones o golpes que puede generar un menor. Además, hay que tener en cuenta que los niños a partir de los 24 meses, ya tienen la capacidad suficiente para escalar estas barreras.

BISUTERÍA INFANTIL

Una costumbre es hacerle los agujeritos en las orejas a las bebés recien nacidas. Sin embargo, existe el peligro de que la bebé pueda meterse los aretes a la boca y ocasionar un atragantamiento muy peligroso.

Es el mismo caso para el resto de joyas y accesorios pequeños pensados para niños, como collares o pulseras que pueden causar ahorcamientos y atragantamientos.

¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)
¿Tienes bebés en casa? Cuidado con estos objetos cotidianos potencialmente peligrosos. (Getty)

Es preferible evitar todo este tipo de objetos hasta que tengan la edad suficiente.

Con información de Hipertextual.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS