Terremotos llevan a la fractura de los sedimentos. (AP)
Terremotos llevan a la fractura de los sedimentos. (AP)

Los terremotos podrían contribuir al calentamiento del planeta a través de la liberación de gases de efecto invernadero del subsuelo de los océanos, según indica un estudio publicado hoy en la revista .

Los autores de esta investigación, de la universidad alemana de Bremen, han comprobado que un gran terremoto de 8.1 grados ocurrido en 1945 liberó más de siete millones de metros cúbicos de metano al mar de Arabia.

Este descubrimiento revela una fuente natural de emisión de gases de que hasta ahora no se había considerado, apunta la publicación británica.

La impacto del metano en el medio ambiente es veinte veces más potente que el del dióxido de carbono, si bien el primer gas es menos abundante en la atmósfera.

Según los científicos, hay enormes cantidades de metano almacenadas en estructuras heladas llamadas en el subsuelo de las plataformas continentales que rodean las masas terrestres de la Tierra.

Se calcula que estos contienen entre 1,000 y 5,000 gigatoneladas de carbono, más que la cantidad total que se emite cada año por la combustión de fósiles.

"De acuerdo con varios indicadores, sostenemos que el terremoto llevó a la fractura de los sedimentos, lo que permitió la liberación del gas que estaba atrapado debajo", escribe el director del estudio, David Fischer.