A través de la combinación de machine learning, big data y satélites la plataforma Kilimo puede hacer más eficiente el uso de este recurso.
A través de la combinación de machine learning, big data y satélites la plataforma Kilimo puede hacer más eficiente el uso de este recurso.

La asegura que casi la mitad de la población mundial vivirá en zonas de estrés hídrico para el 2030. Esto pone en evidencia que el cuidado de los del planeta es estratégico para nuestra supervivencia como especie. En base a ello, cualquier medida que optimice la gestión del será un gran avance.

En la actualidad, la agricultura consume entre el 60 y el 70% del agua dulce de la Tierra y la cifra puede incrementarse un 19% en 2050, alerta la Unesco. Aquí es donde la tecnología juega un papel fundamental. La inversión en nuevas tecnologías para desarrollar y extender sistemas de riego eficientes es urgente porque las reservas de agua dulce apenas suponen el 2,5% de toda la masa hídrica y su ritmo de consumo supera su capacidad de recuperación. Plataformas agrotech como Kilimo pueden hacer más eficiente el uso de este recurso en la agricultura a través de la suma de machine learning, big data y satélites.

MIRA: Agua: inversión en infraestructura natural del recurso hídrico creció 13 veces más en los últimos 6 años

Killimo ha desarrollado una herramienta integral para la agricultura con la que se puede realizar el monitoreo y la gestión del riego para medir y reducir el uso de agua. La plataforma funciona como un balance hídrico automático, que se alimenta de datos satelitales, climáticos y del suelo. Primero, analiza el suelo. Luego, recoge información climática proveniente de estaciones meteorológicas cercanas al campo. A partir de allí, modela la evapotranspiración potencial específica para cada caso. Con cinco satélites monitorea cada sector de riego y a través del índice de NDVI genera un coeficiente de cultivo propio para cada sector de riego, es decir, ajustado temporal y espacialmente. De esta manera, el productor tendrá la capacidad para:

  • Monitorear el estado hídrico de sus cultivos, desde cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Controlar la operación y diseñar un plan de riego basado en datos validados.
  • Ser eficiente en el uso de recursos y reducir los costos de producción a través de ahorro en agua, fertilizantes y energía.
  • Ser parte de un grupo cada vez más grande de productores que apuestan por la tecnología.
  • Alcanzar metas de sostenibilidad y dar un paso hacia adelante en materia de certificaciones (de huella hídrica o de carbono, por ejemplo).

“El uso de tecnología está revolucionando el sector del agro. Estas herramientas permiten desarrollar lo que se conoce como agricultura de precisión, y de esta forma ahorrar recursos como: agua, energía, tiempo, jornales implicados en recorridos totales de la finca para identificar sectores diferenciales, entre otros. En particular Kilimo colabora en el buen registro de las operaciones de riego, en tiempo y cantidad y hasta hemos logrado aumentar los rendimientos. Para ser cada vez más sostenibles y cumplir con la demanda de alimentos hay que hacer una apuesta decidida por la innovación y Kilimo se encuentra a la vanguardia mundial. Ya hemos ahorrado más de 72 billones de litros de agua en 150.000 hectáreas monitoreadas en Latinoamérica.” explicó Rodrigo Tissera, Co-Fundador y Gerente de Nuevos Negocios de Kilimo.

La importancia de medir la Huella Hídrica

Asimismo, el ingreso de la tecnología en los procesos productivos del agro ha permitido medir la Huella Hídrica. De este modo, los agricultores pueden entender el impacto de sus empresas en el uso del agua. Conocer su Huella Hídrica les permite tomar decisiones para alcanzar metas de sustentabilidad, hacer visible su responsabilidad en el uso del agua y cubrir los requerimientos de los consumidores, cada vez más exigentes.

En nuestro país, la identificación correcta de la Huella Hídrica es una parte fundamental del proceso que permite la obtención del Certificado Azul, un reconocimiento del Estado con el apoyo de Cooperación Suiza, Agualimpia y la Autoridad Nacional del Agua, a las buenas prácticas aplicadas por la empresa privada en el uso eficiente del agua. Entre los beneficios que pueden obtener las empresas con este Certificado, están ser identificadas como sostenibles en términos ambientales y económicos ante clientes, proveedores y comunidad, así como posicionar a la empresa a la vanguardia en materia de tendencias y tecnologías sustentables.

VIDEO RECOMENDADO:

Perú Libre inicio campaña para una Asamblea Constituyente.