Taiwán está llena de rascacielos, pero su orden es envidiable. (USI)
Taiwán está llena de rascacielos, pero su orden es envidiable. (USI)

es una pequeña isla del Pacífico que tiene algo más de 26 millones de habitantes en sus 36 mil km2. Es decir, es uno de los países más densamente poblados del mundo. Teníamos este dato pero, al recorrer las calles de Taipéi, su capital, nos sorprendimos –además de su modernidad– porque no veíamos mucha gente. Esperábamos un enjambre humano y encontramos orden. ¿Dónde están? En las líneas del metro y de los trenes (uno de ellos, un tren bala) que circulan debajo de la isla. Taiwán crece para arriba y para abajo. Por eso se ve –y es– ordenada.

En Taipéi está el que en algún momento fue el edificio más alto del mundo: el Taipéi 101. Allí hay de todo: oficinas, miradores, galerías y un restaurante, el Ding Xian 101, cuyo objetivo es llevar la gastronomía popular a la alta cocina. Lo ha logrado. La cocina taiwanesa es una mezcla de las culinarias china y japonesa, es decir, sabrosa y sutil, explosiva y delicada.

La isla está llena de museos, como el Nacional de Palacio, el de Ciencias Naturales y el de Chiang Kai-shek, que destacan la riqueza de su pasado y de la cultura que trajeron los chinos que migraron al lugar, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial.

Su clima es cálido y húmedo, como el de nuestra selva. De ser agrícola, hoy es un país industrializado cuyo principal producto de exportación es la tecnología. Ming-Shy Chen, subdirector del buró de Comercio Exterior, nos habló de sus relaciones económicas con el Perú, que son intensas y favorables –en la balanza comercial– a nuestro país.

Taiwán es un espacio cosmopolita. Visitarlo es una manera ideal de iniciar nuestra inmersión en Oriente, ese universo cultural riquísimo del que deberíamos conocer más.

UNA INMERSIÓN EN LA COCINAEn Taiwán encontramos un universo sabroso y delicado. En Oriente se creó la vanguardia que hoy sorprende al mundo, la cocina de ingrediente, aquella donde todo es música, jamás ruido.

Cocina de alturaEl Ding Xian está en el Taipéi 101. Su especialidad es la cocina tradicional. No hay que perderse las lenguas de pato.

Al vaporLos mejores cocineros del planeta buscan el secreto de estas 'empanadas' de 21 pliegues, siempre jugosas, siempre tan chic.

Pura vanguardiaEn Shi-Yang se hace cocina tan natural, tan de ingrediente, que es vanguardia. Está en medio de una montaña. Es un templo.

Sopa premiadaEn Maestro Young solo se sirve un plato: una sopa de mucha carne y fideos. Las porciones son inmensas, como su calidad.

TAGS RELACIONADOS