Roxxxy, el robot sexual que simula una violación. (AFP)
Roxxxy, el robot sexual que simula una violación. (AFP)

¿Deberían prohibirse inventos como Roxxxy? Este es el problema que enfrenta la empresa estadounidense True Companion  que ha sido acusada de normalizar la violación sexual.

True Companion es una compañía de inteligencia artificial en los Estados Unidos que afirma haber inventado el primer robot sexual del mundo con un ajuste de resistencia. 

La abogada Kate Parker, especialista asuntos legales sobre consentimiento sexual y crímenes relacionados, contra la muñeca.

Roxxxy, mediante una opción de ajuste denominada 'Frigid Farrah', simula resistirse al acto sexual. Para Parker, según sus propias palabras, se trata de un invento "siniestro" que "provee una distracción para impulsos criminales que probablemente deberían de estar sujetos a una intervención psiquiátrica".

La activista dice en su blog que "si la red de la responsabilidad legal se pronuncia de manera lo suficiente amplia para incluir este tipo de contenido, habría un argumento persuasivo para criminalizar inventos como Roxxxy".

 y dice que su muñeca solo sirve para "ayudar a las personas a entender cómo ser íntimo con su pareja" y que "la violación no es un tipo de interacción que Roxxxy soporta, ni es algo que requieran nuestros clientes".