Las relaciones sexuales no adelantan el parto. (Internet)
Las relaciones sexuales no adelantan el parto. (Internet)

Muchos futuros papás no resisten la idea de esperar nueve meses para volver a tener . No se imaginan en estado de abstinencia debido al embarazo de su pareja. "No creo que aguante", bromea Ricardo (29), que hace tres semanas acaba de enterarse que será papá. "Estoy feliz por la llegada de mi niño, o mi niña, pero pienso en el aspecto sexual de los próximos meses, como cualquier hombre, y me pongo un poco tenso", agrega. "También pienso en ello, pero lo que más me preocupa es la salud de mi bebé. Lo más seguro es que no tenga relaciones hasta después del parto", comenta Viviana (28), esposa de Ricardo.

MIEDOS NATURALESEl es una de las principales y más poderosas fuerzas de la humanidad. Es por ello que el embarazo, sin duda alguna, despierta dos grandes reacciones en las parejas: felicidad por el hecho de ser padres y, por otro lado, la angustia que significa entrar a una suerte de cuarentena.

En tal sentido, la pregunta que se desprende es: ¿es sano y seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo? Según la Clínica Mayo (Estados Unidos), no hay ningún problema. "Mientras el embarazo se desarrolle normalmente, usted puede tener sexo con la frecuencia que desee, pero quizás no siempre va a querer", explica una nota escrita por el staff médico de la clínica.

CAMBIOS INEVITABLESSe puede tener relaciones sexuales durante el embarazo y no provocar daños. Según un informe publicado en el diario ABC de España, no hay evidencia científica que indique que el sexo haga daño en esta etapa. Ahora bien, si el embarazo se torna complicado por razones ajenas al sexo, hay que evitar tener relaciones. Más aun si lo recomienda el médico.

Los inconvenientes, más bien, radican en los factores emocionales y físicos. Por un lado, el temor a hacer daño al bebé, lo cual quitaría las ganas a cualquier padre preocupado. Por otro lado, los cambios que la mujer experimenta durante la gestación: las náuseas, por ejemplo, o la montaña rusa hormonal que provoca estados de ánimos variables e intensos. Todo esto, a su vez, puede originar un descenso en el deseo femenino. Es totalmente comprensible que ellas no se sientan cómodas en términos sexuales.

Un artículo publicado en The Huffington Post señala que muchas mujeres pueden sentirse sexualmente dispuestas a partir del segundo semestre de embarazo. No obstante, Rose Hartzell, terapeuta citada en la nota, apunta que también es normal que las mujeres pierdan totalmente el deseo sexual.

CUESTIÓN DE ACOMODARSEA fin de tener un encuentro íntimo satisfactorio, resulta clave encontrar la pose más cómoda para la gestante. No es fácil, pero es labor de las parejas encontrar la postura que mejor se adapte a las circunstancias. Una de ellas es la llamada "cucharita": la mujer se acuesta de costado y el hombre se coloca detrás de ella. La idea es ser creativos. De más está advertir que las variantes osadas y acrobáticas son poco o nada recomendables. Si tiene dudas o busca mayor información, consulte a un ginecólogo.

DATOS

- Un problema que podría presentarse durante el embarazo: la sequedad vaginal. El uso de lubricantes es una buena solución.

- Se cree que las relaciones sexuales adelantan el parto. Falso. Estudios científicos recientes han derribado este mito.

TAGS RELACIONADOS