Médico cirujano Víctor Ortúzar.
Médico cirujano Víctor Ortúzar.

Desde los 15 años ya lo tenía decidido. Sería . Recuerda sus buenas calificaciones en Biología o aquella vez que en tercero de media visitó el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. Fue testigo de la cantidad de pacientes que necesitan ayuda, de las extensas filas por una atención, las habitaciones saturadas. De padres administradores y un tío médico, esas escenas lejos de ahuyentarlo, lo impulsaron y reafirmaron sus ganas de ayudar, de vestir de blanco.

En segundo o tercer año de Medicina en la universidad, con su amigo, hoy socio, estudiaban para un examen y hallaron el sistema endocannabinoide. Un nuevo mundo donde el cannabis era una alternativa terapéutica. El artículo científico que encontraron los llevó a otro, y así comenzó una fila de acontecimientos que hoy desembocan en Anandamida, palabra que viene del sánscrito y que en una traducción cercana sería felicidad, beatitud. Centro médico que empezó sus operaciones este año y que en sus palabras es el primero especializado en en el Perú.

El médico cirujano Víctor Ortúzar conoce y experimenta de cerca los efectos positivos del cannabis medicinal. Su madre sufre de fibromialgia y usa esta medicina para disminuir sus dolores cervicales. “Y con muy buenos efectos”, me dice.

MIRA: Jean Pierre Crousse: “No se usó el boom de la construcción para construir una ciudad mejor”

-Recientemente se ha promulgado la ley que regula el uso medicinal del cannabis.

Hoy en día el cannabis medicinal es una realidad. Hay muchas posibilidades para dosificarlo y usarlo con todos los esquemas de la ley. Las tres más grandes boticas y farmacias peruanas ya tienen este producto dentro de su repertorio, y nosotros venimos desde febrero de este año –que iniciamos actividades en el centro médico– atendiendo pacientes.

-¿Qué se puede tratar?

Tiene muchos potenciales terapéuticos. Sin embargo, ya está comprobado su uso, con muy buenos resultados, en cuatro grandes patologías. La primera es la epilepsia con convulsiones que no responde a, por lo menos, tres líneas de medicamentos; este tipo de epilepsia refractaria al tratamiento tiene indicación médica de usar el cannabis medicinal; en Essalud ya se medicó el cannabis medicinal a un primer paciente. Las siguientes patologías son: dolor crónico, sobre todo uno del tipo neuropático, es decir que haya habido un daño nervioso que causa el dolor; luego está la espasticidad muscular, asociada a lo que es esclerosis múltiple; y por último en pacientes oncológicos, todos los efectos adversos asociados a la quimioterapia.

-¿En el caso de pacientes con cáncer cómo los ayuda este cannabis?

Ayuda a aumentar el apetito. Usualmente, la quimioterapia está asociada a náuseas y vómitos, entonces el cannabis entra a apoyar como tratamiento.

-¿Y cuál es el potencial, cuánto más podría ayudar este medicamento?

Se ha descubierto que, por ejemplo, para tratar la ansiedad –o algunos trastornos de salud mental– va muy bien. Pero hay que tener cuidado, algunos trastornos son contraindicaciones del uso de cannabis, como la esquizofrenia o psicosis. Por eso recomendamos que haya una evaluación médica previa. Otro potencial es para tratar el insomnio y como tratamiento de la espasticidad asociada al Parkinson.

MIRA: Liliana Rodríguez: “(En la calle cuando manejas) te mandan a cocinar, pero no me afecta”

-¿Y cómo avanza su uso?

A la fecha de hoy, ya hay más de 15 mil pacientes inscritos en el registro nacional de pacientes usuarios de cannabis medicinal. Hay un crecimiento significativo, una aceptación a nivel nacional bastante grande, pero todavía hay mucho camino por recorrer en la parte de investigación clínica; por ejemplo, también está el trastorno de espectro autista que, si bien hay muchos estudios en otros lados del mundo, todavía no está avalado como un tratamiento per se.

-¿Quien quiera acceder al tratamiento qué debe hacer?, ¿es costoso?

Lo primero es que necesita una evaluación médica por un médico capacitado en su uso. Si el médico cree que es conveniente y apto para este tipo de tratamiento, hay que inscribirse como paciente de cannabis medicinal, y de ahí acercarse a una farmacia y adquirir el aceite, que varía en concentraciones, tamaños y presentaciones. El más económico es el que produce el Estado, que se consigue en la farmacia de Digemid, del Ministerio de Salud, que va entre 40 y 50 soles. Luego hay frascos que valen 250 soles o más, que son en distintas concentraciones, distintos compuestos activos, que ya depende del criterio médico.

-¿En qué nicho se puede instalar el cannabis medicinal: como medicina alternativa o incluso como parte de la medicina convencional?

Hoy ya no se llama medicina alternativa, sino integral o integrativa, que engloba tanto la medicina convencional y la complementa con otras terapias, como tratamiento con plantas, terapias físicas, psicológicas. La medicina integrativa trata de usar todas las herramientas que tengamos a nuestra disposición.

-¿La medicina integrativa es la tendencia en el mundo?

Yo creería que sí. Ya lo vemos en Estados Unidos. Las farmacias allá cada vez tienen más estantes de terapias botánicas.

-¿Qué tabús hay alrededor del cannabis medicinal?

Hay muchos médicos que lo ven como algo negativo. Pero muchas personas se van con una mejoría. El primer tabú que hay que vencer es el concepto de droga. Cualquier sustancia exógena al cuerpo que ejerce una función en el organismo es considerada una droga, del café al paracetamol. No por ser una droga significa que esté mal su uso. También hay que separar el uso recreativo del uso medicinal; son cosas totalmente distintas. Muchos me preguntan: “¿doctor, me volverá adicto?”. Sin ir muy lejos, el alcohol es adictivo y su abstinencia puede matar. El cannabis no tiene ese tipo de adicción; sí hay una dependencia en tanto calma el dolor. El cannabis medicinal está salvando personas, y muchos a nivel nacional se beneficiarían de su uso apropiado.

MIRA: Fernando Torres: “Canadá favorece la entrada de profesionales jóvenes que hablen inglés”

AUTOFICHA:

- “Soy Víctor Manuel Ortúzar Seminario. Tengo 26 años. Nací en España, pero mis padres son peruanos. Nací allá por el trabajo de mi papá, él trabajaba en finanzas, en un banco; comenzó en Lima, luego viajó a España y de ahí a Panamá, en esa transición nací yo”.

- “Estudié Medicina, acabé la carrera en siete años. Apenas terminé la carrera nos pusimos a emprender en lo que es el cannabis, tratando de hacer camino al andar con mi socio. Soy médico cirujano y también trabajo en la Clínica Anglo Americana desde hace un año y cuatro meses”.

- “He llevado cursos, diplomados de cannabis medicinal. Con mi socio fuimos becados en el primer diplomado internacional de cannabis medicinal en la Universidad Tecnológica de Monterrey, en México. Nos pueden encontrar en o en redes como anandamida_cm”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Prometió retirar la embajada de EEUU del Perú
Prometió retirar la embajada de EEUU del Perú

TE PUEDE INTERESAR