San Valentín: ¿Sientes mariposas en el estómago? ¡Cuidado! Pueden ser un problema gástrico

El estado de ánimo puede afectar la salud digestiva de una persona y viceversa, debido a que la relación entre el cerebro y el aparato digestivo es bidireccional.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

El estado de animo puede afectar la salud digestiva de una persona y viceversa, debido a que la relación entre el cerebro y el aparato digestivo es bidireccional: así como el estómago o el intestino obedecen a las señales que envía el cerebro, este registra las que aquellos le envían también.

“Un dolor abdominal u otro problema digestivo puede amplificar la señal de malestar que se procesa mentalmente. Si esto persiste, puede llegar incluso a deteriorar nuestras relaciones más cercanas”, explica Héctor Velarde, médico gastroenterólogo.

Por lo tanto, cuidar el aparato digestivo favorece el equilibrio emocional, un factor clave especialmente valioso para quienes comparten gran parte de su tiempo juntos, como las parejas.

Si bien las emociones no generan un fuerte trastorno del aparato digestivo, pueden hacer patentes trastornos digestivos preexistentes. “A mayor estrés, producto por ejemplo de una discusión, mayor descarga de adrenalina, y a su vez, mayor producción de ácido gástrico. Esto puede exacerbar las molestias que el paciente ya tenía, como puede ser una dispepsia”, agrega el especialista.

Para cuidar el aparato digestivo y por consiguiente, mejorar el estado de animo, aquí tienes cuatro recomendaciones para tener en cuenta: 

1 Evitar los alimentos irritantes

Estas son las gaseosas, el café, el chocolate y el licor, que son capaces de inflamar la superficie interna del tubo digestivo y debilitar las válvulas que regulan el tránsito esófago gástrico.

2 Mantener la cadena de frío

Las altas temperaturas que se vienen registrando promueven el desarrollo de microorganismos en los alimentos que son capaces de generar reacciones adversas en el estómago como infecciones y que se traducen en síntomas como fiebre, dolor abdominal, náuseas y vómito. Para evitar esto, es necesario mantener bien refrigerados los alimentos.

3 Consumir alimentos ricos en fibra

La dieta rica en fibra, que se encuentra en frutas y verduras, ayuda a prevenir y manejar cuadros de estreñimiento. Esto es especialmente útil cuando existe un consumo alto de de carnes rojas, harinas, frituras, grasas, que generan el tránsito intestinal lento.

4 Beber agua

El consumo de líquidos y el uso eventual de laxantes de contacto u osmóticos, son buenos para superar las crisis de constipación en corto tiempo. Principalmente en el caso del consumo de alimentos de tránsito digestivo lento, mencionados en el punto 3.

5 Reducir la ingesta de carbohidratos

El alto consumo de estos macronutrientes, como las menestras, productos de pastelería con crema o alimentos altamente fermentables como la manzana, la col y el chocolate, suele ser causante de gases. Estos son un componente importante de la mala digestión o dispepsia, generan distensión abdominal, sensación de llenura, incremento de ruidos intestinales e, incluso, contracciones bruscas e involuntarias del intestino.

La última recomendación es quizá la más obvia pero que muchos no tienen en cuenta, y es que acudir regularmente al médico es una de las mejores formas de prevenir una enfermedad mayor. Están advertidos.

Ir a portada