Gracias a los adelantos en medicina, hoy en día una persona con puede llevar una vida plena y normal. A diferencia de hace una década, en que la esperanza de vida era entre 12 y 15 años a partir del diagnóstico, en la actualidad un portador del virus puede vivir hasta los 80 años.

Alberto Flores, infectólogo de Vía Libre, indicó que desde el año 2010 la infección por VIH en el Perú sigue afectando mayormente a los varones de entre 18 y 24 años y en el 97% de casos la forma de contagio es la vía sexual. Aunque para prevenir la transmisión se aconseja el uso de preservativos, no todos acogen este mensaje, por eso ahora se impulsa el uso de la profilaxis pre exposición (PREP).

La PREP es un compuesto de dos drogas antirretrovirales que puede ser consumido por personas que no tienen VIH, pero son sexualmente activas y tienen múltiples parejas. “La efectividad es de más del 90%, siempre y cuando las personas tomen su dosis todos los días mientras mantengan esa conducta sexual”, explicó Flores.

El especialista dijo que la PREP no descarta el uso del preservativo como método de prevención, por el contrario, si una pareja complementa ambos métodos, reducirá la posibilidad de contraer el VIH.

El problema es que en el Perú la PREP solo es usada de forma privada por la falta de información y porque el Estado aún no asume la distribución de esta medicación.

El Ministerio de Salud brinda gratuitamente el tratamiento antirretroviral para personas infectadas con VIH y en lo que es prevención ofrece preservativos masculinos y femeninos, así como la profilaxis post exposición (PPE), que consiste en la toma preventiva de antirretrovirales luego de una exposición al VIH.

Flores detalló que actualmente las personas con VIH que toman sus antirretrovirales de forma correcta, todos los días a la misma hora, logran tener tan poca cantidad del virus en la sangre que se vuelve “indetectable”. Los pacientes con estas características tienen la posibilidad de llevar una vida normal, tener relaciones sexuales e, incluso, hijos. Esto puede ser con reproducción asistida, por medio del lavado electroquímico de los espermatozoides, o en parejas que se mantienen “indetectables” por lo menos seis meses, pues cuando tienen contacto sexual y se produce la fecundación, la posibilidad de transmisión del VIH es mínima. “Obviamente eso requiere un tratamiento especializado, pero en el Hospital Grau tenemos más de 1,100 pacientes con tratamiento de VIH, el 35% son mujeres y una buena parte quedó embarazada estando con VIH o con el esposo con VIH y no tenemos un solo caso de transmisión del virus al bebé”, refirió Flores.

TAGS RELACIONADOS