Los peligros de la sequedad ocular. (Getty)
Los peligros de la sequedad ocular. (Getty)

En el verano, las personas suelen realizar más actividades al aire libre y, con ello, aumenta el riesgo de sufrir afecciones a la vista, ya sea por la intensa radiación o por la contaminación. Sin embargo, el peligro también crece en interiores, por la exposición de los ojos a factores que los irritan, como el aire acondicionado y los ventiladores, que propician la aparición del denominado .

El ojo seco es una afección frecuente que aparece cuando las lágrimas no pueden lubricar los ojos de forma adecuada. Zully Barrón, especialista de Oftalmosalud, refirió que, aunque las lágrimas pueden ser insuficientes por varias razones, como el polvo o el uso de lentes de contacto, el aire directo altera la producción y calidad de las lágrimas.

“Con la demanda de ventiladores para soportar el intenso calor, en casas y oficinas, se están presentando más pacientes con ojo seco. Las personas deben tener en cuenta que mientras más baja sea la temperatura y más directa sea la exposición del aire del ventilador al rostro, hay más posibilidades de desarrollar la afección. Por ello, lo recomendable es colocar los ventiladores apuntando al ambiente y no hacia las personas”, sugirió.

Salud.21: Los peligros de la sequedad ocular. (Perú21)
Salud.21: Los peligros de la sequedad ocular. (Perú21)

Otra situación que desencadena el ojo seco es el uso de computadoras y dispositivos digitales, pues las personas se concentran en la pantalla y tienden a parpadear menos, lo que lleva a una mayor evaporación lagrimal. Además, el ojo seco es más frecuente con el envejecimiento y también con la menopausia.

“Inicialmente esta condición puede causar la irritación y enrojecimiento de los ojos, así como lagrimeos, visión borrosa y dolores de la vista o de la cabeza, pero a medida que aumenta la afección, las personas se vuelven intolerables y pueden presentar fotofobia, que es el dolor al momento de mirar la luz”, explicó Barrón. A la larga, y sin tratamiento y lágrimas insuficientes, también se pueden desarrollar infecciones oculares, así como inflamación ocular, úlceras corneales y hasta problemas de la visión.

Si los pacientes perciben una sensación de pinchazo, ardor o picazón en los ojos, o si presentan sensibilidad a la luz y tienen la sensación de tener algo en ellos, deben buscar ayuda profesional.