Repetir el año escolar o entrar a recuperación de verano: ¿Cómo tienen que actuar los papás?

Missy Paucar Hilario, directora de Miss Missy Terapias y licenciada en Educación Especial, orienta a los padres de familia que enfrentan junto a sus hijos una complicada situación académica en el colegio.

Lucía Calderón
Lucía Calderón

Las últimas semanas del año escolar a veces llegan con malas noticias para los padres de familia: muchos niños y adolescentes repetirán el año escolar o tendrán que asistir a cursos de recuperación durante el verano debido a su bajo rendimiento en el año. 

¿Qué hacer y qué no hacer en estas situaciones? ¿Cómo enfrentar estos problemas en familia?  Missy Paucar Hilario , directora de Miss Missy Terapias y licenciada en Educación Especial, nos deja algunos consejos.

1. No es el momento de buscar responsables o culpables. Muchas veces se responsabiliza de esta situación a alguno de los padres, al hermano, a la mascota, a los amigos, a los videojuegos. Y sí, puede haber cierta carga de influencia en alguno de estos, pero no es el momento de desgastar energía pensando en ello. Esto lo dejamos para el momento de reorganización.

2. No demos el ejemplo a nuestros hijos de darnos por vencidos antes de tiempo. Si bien la situación de repitencia o recuperación de verano es inevitable, jamás debemos mostrarles que se tira la toalla antes de terminar la carrera.

3. La noticia de repitencia o recuperación en verano no llega como novedad a estas alturas del año. Los comentarios (o advertencias) de los docentes, psicólogos y hasta promotores/directores llegan desde julio o agosto aproximadamente, y aparecen porque ellos notan que el desempeño académico y/o conductual del menor no ha sido el más óptimo y que su pase al próximo año peligra. Así que alarmar la situación tampoco es lo más conveniente, sino todo lo contrario, asumamos la situación como tal, con serenidad y calma.

4. Un castigo no va a lograr que el niño salve el año o que más adelante no vuelva a pasar una situación similar. No gastemos energías y tiempo en pensar: "¿Qué le dolerá más: estar sin PlayStation o sin Netflix?". 

5. Aquí viene lo bueno: PLAN DE REORGANIZACIÓN PARA EL AÑO ESCOLAR 2019. Se empieza desde el 1 de enero. Lo primero es hacer juntos un horario de actividades diarias. Sí, el niño de todas maneras debe mantener momentos para jugar y pasear. Pero si desde inicio de año organizamos cada una de sus actividades (juego y ocio, tareas y estudio, deporte y talleres) y velamos como adultos responsables por el cumplimiento de este nuevo horario, y motivándolo, no volverán a pasar por una situación similar el próximo año.

Ver esta publicación en Instagram

REPETIR EL AÑO ESCOLAR O RECUPERACIÓN DE VERANO Llega la noticia y... ¿QUÉ HACEMOS? 1. No es el momento de buscar responsables o 'culpables'. Muchas veces se responsabiliza de esta situación a alguno de los padres, al hermano, a la mascota, a los amigos, a los videojuegos. Y sí, puede haber cierta carga de influencia en alguno de estos, pero NO es el momento de desgastar energía pensando en ello. Esto lo dejamos para el momento de reorganización. 2. No demos el ejemplo a nuestros hijos de darlo todo por vencido antes de tiempo, si bien la situación de repitencia o recuperación de verano sea inevitable, JAMÁS debemos mostrarles que ante cualquier situación de la vida, se tira la toalla antes de terminar la carrera. 3. La noticia de repitencia o recuperación en verano, no llega como novedad a estas alturas del año. Los comentarios (o advertencias) de los docentes, psicólogos y hasta promotores/directores llegan desde julio o agosto aproximadamente, y llegan desde que ellos notan que el desempeño académico y/o conductual del menor, no ha sido el más óptimo, ni adecuado; y obviamente peligra su pase al próximo año. Así que alarmar la situación tampoco es lo más conveniente, sino todo lo contrario, asumamos la situación como tal, con serenidad y calma. 4. Un castigo no va a lograr que el niño salve el año o que más adelante no vuelva a pasar una situación similar. No gastemos energías y tiempo en pensar: "¿qué le dolerá más: estar sin PlayStation o sin Netflix?". . 5. Aquí viene lo bueno: PLAN DE REORGANIZACIÓN PARA EL AÑO ESCOLAR 2019. Empiecen desde el 1 de enero, haciendo juntos un horario de actividades diarias. Sí, el niño de todas maneras debe mantener momentos para jugar y pasear. Pero si desde inicio de año organizamos cada una de sus actividades (juego y ocio, tareas y estudio, deporte y talleres) y velamos como adultos responsables por el cumplimiento de este nuevo horario, y manteniendo la MOTIVACIÓN del niño, estoy completamente segura que no volverán a pasar por una situación similar el próximo año. #missmissyterapias #pedagogia #psicopedagogia #educacion #educacionprimaria #educacionsecundaria #padres #terapiadeaprendizaje #crianzarespetuosa

Una publicación compartida de Miss Missy Terapias (@missmissyterapias) el

Ir a portada