El  suicidio es la causa de muerte más frecuente en adolescentes en muchos países. (Foto: Pixabay)
El suicidio es la causa de muerte más frecuente en adolescentes en muchos países. (Foto: Pixabay)

Es muy lamentable que, a solo dos semanas del 10 de setiembre, día internacional de la prevención del suicidio, hayamos perdido más vidas debido a este grave problema de salud pública. Pero, más grave que eso, es la atracción por el morbo y la insensibilidad que se ha visto en redes sociales y en medios de comunicación tras el fallecimiento de un joven en el distrito de Los Olivos la semana pasada.

Quizá, podamos pensar, que el compartir imágenes o vídeos de esto es algo que puede “mostrar la crudeza” de los hechos, o que “el público tiene derecho a tener información sobre este tipo de acontecimientos”. Y, respetando todas las opiniones de sentido común que podamos tener, es importante introducir aquí el valor del conocimiento científico y profesional.

¿Qué es lo que esta vertiente de información nos dice acerca de la narración descuidada de las ocurrencias de intentos de suicidio o suicidios consumados en los medios?

Al momento de analizar la relación entre los medios virtuales y el suicidio, muchos investigadores proponen dos hechos:

  • El suicidio es la causa de muerte más frecuente en adolescentes en muchos países (Wasserman, 2009).
  • La tasa de intentos de suicidio en adolescentes es alta (Becker & Schmidt, 2004, en Wasswerman & Wasserman, 2009).

• En este contexto, algunos estudios muestran que los adolescentes evidencian mayor predisposición a ser influenciados por presentaciones de suicidio en los medios que los adultos (Phillips & Carstensen, 1986, Schimdtke & Schaller 2000, en Wasserman & Wasserman, 2009).

• Los hallazgos de dos estudios que exploraron específicamente la relación entre uso de alta frecuencia de internet (‘adicción a internet’), depresión e ideación suicida entre adolescentes, muestran una correlación entre las variables mencionadas (Ryo, 2004, Kim, 2006 en Wasserman & Wasserman, 2009).

Estos resultados son preocupantes pues evidencian la tendencia a la vulnerabilidad que mucho/as adolescentes pueden presentar ante contenidos pocos saludables de la web relacionados a sus propias características psicológicas.

• Adicionalmente, los estudios que analizan la asociación existente entre suicidios vistos en los medios de comunicación y los reales, muestran que (Westerlund, Schaller & Schmidtke, 2009, en Wasserman & Wasserman, 2009):

• A mayor publicidad generada por un suicidio, mayores intentos de suicidio reales ocurren.

• Los efectos de imitación son más marcados en adolescentes que en adultos.

• Las similitudes entre un “modelo suicida” y un potencial imitador configuran un factor de riesgo en el desarrollo de intentos de suicidio.

• El riesgo de imitar un suicidio tiende a elevarse si el “modelo suicida” es una celebridad.

• El riesgo de la imitación suicida también tiende a aumentar si éste es real y no ficticio.

• Los reportajes sobre suicidio en los medios de prensa escritos, de manera diaria, muestran una mayor tendencia en el efecto de imitación que aquellos observados en la televisión.

Entonces, lo más saludable que podemos hacer es: no comentar, compartir o colocar impresiones ante estos eventos, y, más bien, reportarlos. Muchas personas con ideación suicida o duelo por suicidio se ven visiblemente afectados por esto.

Si necesitas ayuda, ingresa:

TE RECOMENDAMOS ESTE VIDEO:

Salud emocional: Las muchas caras que tiene la depresión
Salud emocional: Las muchas caras que tiene la depresión

TAGS RELACIONADOS