Educación y acceso, las necesidades de los pacientes con diabetes tipo 1
Educación y acceso, las necesidades de los pacientes con diabetes tipo 1

Cada 14 de noviembre se conmemora el , una fecha enfocada en educar a la población sobre esta importante enfermedad crónica que afecta a más de 400 millones de personas en el mundo.

Si bien, la mayoría de la información se vincula con la diabetes tipo 2, que corresponde a más del 95% de las personas diagnosticadas y está asociada con el estilo de vida, también es necesario reconocer las diferencias con la diabetes tipo 1, de origen autoinmune, desencadenada por causa aún no del todo esclarecida, que afecta la secreción la insulina del páncreas y que se manifiesta de forma repentina y aguda, principalmente, en niños, niñas y adolescentes.

Se estima que, en Perú al menos 50 mil niños y adolescentes padecen de esta enfermedad . El tratamiento permanente de la diabetes tipo 1 consiste en la aplicación de insulina y monitoreo de la glucosa desde el inicio. El objetivo es alcanzar, desde etapas tempranas, un buen control de la glucosa en sangre (glucemia) y mantenerlo a lo largo del tiempo. Esto permite a la persona con diabetes llevar una vida normal, aunque con algunas tareas adicionales, y evitar o retrasar las complicaciones crónicas en pies, corazón, ojos, riñones y sistema nervioso . Este beneficio se traslada al sistema de salud, con menor costo asociados a estas patologías.

A 100 años del descubrimiento de la insulina, hoy contamos con diferentes presentaciones de este tratamiento: humana, análogos lentos y rápidos . Sin embargo, actualmente, la forma que más se asemeja a la secreción de insulina normal por el páncreas, es la que es administrada a través de microinfusoras o “bombas de insulinas”, con monitoreo continuo de glucosa integrado, que mejora el control y la calidad de vida de las personas con diabetes tipo 1; a pesar de ello, y de las recomendaciones de diferentes guías a escala global, hasta el momento no hay cobertura de esta tecnología en Perú.

Asimismo, el diagnóstico de la diabetes tipo 1, genera un fuerte impacto para la persona habitualmente niños entre 6 a 12 años, y su entorno familiar. La aceptación de esta condición y adquirir habilidades fundamentales para lograr autonomía, deben ser abordadas desde un equipo multidisciplinario pues, solo de esta manera, se podrá mejorar la adhesión y disminuir la carga de enfermedad para la persona y su entorno.

En esa línea, en conmemoración del Día Mundial de la Diabetes, además de sensibilizar a la población acerca de esta condición, todos los actores que formamos parte del sistema de salud tenemos el compromiso de trabajar integrados para desarrollar estrategias que mejoren el acceso al tratamiento de personas con diabetes tipo 1, que se da predominantemente en niños. “Si no es ahora, ¿ cuándo?

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS