Cuide su salud mental durante las fiestas

"Las personas no deben automedicarse, pues cada caso es distinto y necesita no solo de ansiolíticos o antidepresivos , sino también de psicoterapia", indicó la psicoterapeuta Raquel Khan.

Dormir menos de 8 horas puede causar estrés y depresión. (USI)
Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

En la época de fiestas de fin de año es muy común sentirse presionado. El deseo de una celebración mágica o la excelencia en las evaluaciones, así como el no haber concretado proyectos pendientes, pueden hacer que las personas se sientan muy estresadas, ansiosas o deprimidas. Aunque esta situación es normal en este periodo, hay que tener cuidado, sobre todo porque la presión puede magnificarse.

La psiquiatra y psicoterapeuta Raquel Khan advirtió que, aunque la depresión tiene diversos factores detonantes, la Navidad puede convertirse en un depresor, sobre todo entre las personas que han tenido algún tipo de pérdida, ya sea de familiares o amigos que fallecieron, por rupturas amorosas o amigos que se fueron.

“Como la Navidad se asocia mucho con la unión familiar y la armonía, la gente que tiene algún tipo de ausencia puede entrar en un estado depresivo”, dijo.

La experta señaló que las fiestas también pueden causar estrés y ansiedad entre las personas que se esmeran en la búsqueda de regalos y planean una celebración perfecta, pero podrían afectar más a aquellas que tienen una predisposición genética a desarrollar depresión.

“Estas personas pueden encontrar en el estrés un factor desencadenante. Por eso, hay que tomar las fiestas con calma”, recomendó.

Los estudiantes cuyas calificaciones no cubren las expectativas de sus padres y no pueden manejar la situación también pueden ser víctimas de depresión.

“En estos casos, los padres deben entender que, ante una nota negativa, no se gana nada pegando, gritando o amenazando al hijo. Hay que buscar soluciones y pensar en la responsabilidad de los padres en el resultado escolar”, manifestó.

Khan advirtió que hay que tomar atención a los casos en que la tristeza por estos u otros motivos dure más de dos semanas y se presente acompañada de una pérdida de interés por realizar actividades cotidianas, nerviosismo, ansiedad, afectación del sueño o pérdida del apetito, ante lo cual se debe buscar ayuda profesional.

“Si la persona presenta, además, una idea suicida, se debe buscar ayuda de un especialista de inmediato. Esto no se puede dejar pasar”, subrayó.
Asimismo, indicó que la forma de ayudar a las personas en este periodo es con acompañamiento pero sin ningún tipo de presión. “Dejarle muy claro que puede contar con uno para salir del problema lo ayudará mucho”, sostuvo.

Ir a portada