(Internet)
(Internet)

Investigadores de la , en EEUU, descubrieron que las interacciones de tipo no sexual provocan un aumento considerable de la temperatura del rostro femenino.

Los expertos utilizaron escáneres térmicos para detectar cambios en las mujeres heterosexuales que participaron en el estudio, durante sus encuentros con personas del sexo opuesto.

Las pruebas se llevaron a cabo en dos etapas. En la primera se midieron las variaciones en la temperatura corporal general de 17 mujeres, y en la segunda se focalizaron en las variaciones en el rostro de otras 23 participantes.

Asimismo, hallaron que aun cuando los cambios son perceptibles a simple vista, el rostro de las mujeres se "ilumina" cuando está en compañía de hombres.

Amanda Hahn, responsable de la investigación, señaló que los cambios más notables se daban en el rostro de las participantes, donde las temperaturas podían llegar a subir hasta un grado en algunos casos.

"Estas variaciones térmicas se producen en respuesta a interacciones sociales simples, en las que no se dan cambios de tipo emocional o sexual. De hecho, nuestras participantes no dijeron sentirse avergonzadas o incómodas durante la interacción", dijo la investigadora.

El próximo objetivo del equipo es descubrir si estos cambios fisiológicos son percibidos por otras personas y si alteran de alguna forma la interacción social.