Los expertos recomiendan las vacunas durante la primera infancia. (Internet)
Los expertos recomiendan las vacunas durante la primera infancia. (Internet)

La meningitis es la inflamación de las capas que cubren el cerebro llamadas meninges. Es producida por tres bacterias: , y . Los más afectados son los niños y los adultos mayores, debido a que cuentan con un sistema inmunológico más vulnerable. Los síntomas más comunes son dolor de cabeza, fiebre, cuello rígido, náuseas, vómitos y erupciones en la piel (purpurinas).

No es una enfermedad muy frecuente, pero sí severa, ya que puede dejar secuelas o causar la muerte. "El paciente, en muchos casos, tiene que ingresar a cuidados intensivos. Cuando se complica, deja secuelas irreversibles como ceguera, sordera, parálisis cerebral, amputación de los miembros. Es muy grave", precisa Verónica Petrozzi, pediatra especializada en bioquímica y nutrición.

Cabe señalar que la bacteria más agresiva es el meningococo, ya que ataca rápidamente el organismo y puede causar la muerte en cuestión de horas o días. "No hay tiempo de actuar. El paciente puede desarrollar una y morir en 24 o 48 horas", dice Petrozzi.

ACCIONES A TOMARBasta entrar en contacto con el estornudo de una persona contagiada para contraer el mal. Esto dependerá, obviamente, del tipo de bacteria y el estado del organismo. Es decir, si el germen es agresivo, si la persona es fumadora o tiene algún mal respiratorio o si sus defensas están bajas, hay más posibilidades de que la bacteria ingrese al organismo y se instale en las meninges.

En tal sentido, lo mejor es prevenir. "El calendario nacional del ofrece vacunas gratuitas para neumococo y haemophilus, las cuales deben ser administradas en los primeros meses de vida", señala Petrozzi. Lo cierto es que hay vacunas para los tres tipos de bacterias y pueden aplicarse en niños y adultos.

Además, la especialista recomienda evitar las situaciones de hacinamiento, ya que son propensas para el contagio, así como lavarse las manos constantemente. Si alguien adquiere el mal, lo más recomendable es aislarlo y tratar a todos los que tienen contacto cercano con él.