Primeros auxilios psicológicos: ¿Cómo sobrellevar la frustración? (GETTY)
Primeros auxilios psicológicos: ¿Cómo sobrellevar la frustración? (GETTY)

Episodio 22

La emergencia sanitaria nos ha hecho vivir una gran cantidad de emociones; desde ansiedad extrema, hasta una profunda depresión, pasando también por momentos de cólera, hastío, desesperanza, aburrimiento y un largo etcétera. Pero, ¿qué hay de la frustración? ¿Quizá sea esta la emoción que nos ha acompañado durante todo este proceso?, y, de ser así, ¿por qué es ella la protagonista en muchos de nuestros días?

Una primera respuesta se relaciona con las fuentes que la han originado; si nos detenemos a analizarlas, probablemente vamos a encontrar muchas: frustración ante la pérdida de libertad voluntaria, ante la incertidumbre de lo que sucede, ante la preocupación económica, ante la sobre carga laboral o la pérdida del trabajo, ante la saturación en casa, ante la incomprensión de lo que sentimos por parte de los demás, ante la tristeza por las vidas que el COVID – 19 se ha llevado, ante la falta de control, y tantas otras más…

¿Qué hacemos entonces con ella? ¿Qué hacemos con esta emoción que ha dibujado un camino de dificultad para la aceptación de la realidad inminente? ¿Será necesario “deshacernos de ella” para poder atenuar lo que sentimos?

En realidad, no.

Hoy, quiero compartir contigo una idea distinta: la transición.

Esta idea te servirá con todas las emociones que la cuarentena te está haciendo sentir, y no solamente con la frustración. Por ello, te sugiero que hagas un pequeño análisis de cómo sientes las emociones en el cuerpo, qué es lo que te hacen pensar y cómo las estás sobrellevando, porque lo que deseo hacer es invitarte a probar es algo diferente: no busques disminuir o erradicar lo que sientes, sino, más, bien, permítele a tus afectos transitar y hacer lo que tengan que hacer.

No te exijas no frustrarte, tampoco luches en contra de ella; menos aún, te pediría que no te juzgues por sentir frustración pues es una respuesta natural ante todo lo que sucede. A veces deseamos “sacarnos del cuerpo” la frustración (o cualquier otra emoción que nos genere desagrado), pero este quizá no sea el mejor camino. En lugar de ello, permítele transitar en tu mundo interno, sin juzgarte, y eso hará que ella, poco a poco, se desvanezca.

No está mal sentirnos con frustración, no está mal tener días en los que no nos provoca hacer nada, no está mal dejarnos llevar un momento y conectarnos con nuestra vulnerabilidad, no está mal sentirnos mal… es bueno que seamos auto compasivos y comprendamos que nuestras emociones son respuestas naturales ante lo que nos sucede, lo que pensamos o lo que vivimos.

No luches por dejar de sentir, pues sentir es natural.

Si necesitas ayuda, ingresa a: