En Estados Unidos existen talleres para confesar las infidelidades. (Internet)
En Estados Unidos existen talleres para confesar las infidelidades. (Internet)

"Estoy muy arrepentida por lo que hice, pero no sé cómo contárselo", dice Fiorella (27). Ella tiene un enamorado, Gonzalo (28), desde hace dos años. Sin embargo, hace un mes, ella conoció a Javier (32), un joven administrador que ingresó a la empresa donde trabaja. Se hicieron amigos rápidamente.

Una noche, en el cumpleaños de un compañero, Fiorella y Javier conversaron, bebieron unos tragos y terminaron besándose. Al día siguiente, ella se sentía terrible por la resaca y, sobre todo, por la culpa provocada por el beso inesperado. "Encima, discutí con Gonzalo por un motivo que ni me acuerdo", cuenta. Javier la llamó ese día y quedaron en verse para aclarar las cosas. Fueron a tomar un café. Él la hizo sentir mejor. Rieron juntos. Volvieron a besarse.

"Toda esa semana que estuve peleada con Gonzalo, salí con Javier. Pasaron cosas intensas. Pero me di cuenta de que solo era algo pasajero, que no había nada más que atracción, así que corté el asunto antes de que se hiciera más complicado".

El dilema de Fiorella, hoy, es contarle o no lo sucedido a Gonzalo. "Una vez me dijo que si yo le sacaba la vuelta, que no le diga, que simplemente termine con él. ¡No quiero hacer eso! Cometí un error, lo sé, pero aún lo amo y quiero estar con él".

OLVIDAR O REVELAR"Hay dos formas de encarar el asunto", afirma Manuel Saravia, psicoterapeuta del Instituto Guestalt de Lima. "En Estados Unidos, por ejemplo, se brindan talleres para transparentar la relación. Son terapias que ayudan a crear el ambiente para liberar culpas, escuchar y perdonar".

Por el contrario, Saravia habla de las 'verdades innecesarias'. "Si el hecho ocurrió hace mucho tiempo atrás y si la persona no volvió a ser infiel, quizás sea sensato guardar el secreto", precisa.

Elegir hablar o callar requiere, primero, la evaluación de la situación. No es lo mismo una sacada de vuelta aislada e irrepetible que, digamos, una relación infiel paralela. Además, hay que tomar en cuenta la personalidad del ser amado, el tiempo que llevan juntos, el estado actual de la relación, entre otros factores. "Confesar un acto de infidelidad no es algo que se pueda confesar así nomás. Ambos deben estar preparados para asumir las consecuencias", anota Saravia.

DATOS

- La infidelidad puede causar divorcios. El 18% de matrimonios se separa por esta razón, según una investigación realizada por el Instituto Familia.

TAGS RELACIONADOS