Al reducir abastecimiento de oxigeno al cerebro, se interrumpen procesos de restauración del sueño. (Internet)
Al reducir abastecimiento de oxigeno al cerebro, se interrumpen procesos de restauración del sueño. (Internet)

Los niños que roncan, con u otros problemas de respiración al dormir están en riesgo de presentar problemas de conducta, según una investigación del Colegio de Medicina Albert Einstein de la , en Nueva York.

La apnea de sueño y los ronquidos incrementan el riesgo futuro de que el niño presente problemas como hiperactividad, señala el estudio publicado en la revista y que analizó datos de 11,000 niños en el Reino Unido, informó la cadena .

La doctora Karen Bonuck, directora del estudio, sostuvo que es probable que los problemas durante el sueño perjudiquen el desarrollo cerebral. Investigaciones pasadas calculan que uno de cada 10 niños ronca regularmente y entre 2 y 4% sufren apnea durante el sueño.

En el estudio se pidió a los padres que completaran un cuestionario en el que debían registrar tanto el nivel de ronquidos como apnea que presentaron los niños durante sus primeros seis o siete años de vida. Y también debían de hacer un análisis del comportamiento de sus niños.

Según la explica la doctora Bonuck, la comparación de esos datos reveló que los niños que tenían problemas de respiración durante el sueño mostraron entre 40 y 100% más probabilidades de desarrollar "problemas neuroconductuales" al cumplir los siete años.

Incluso los niños cuyos síntomas se resolvieron cuando cumplieron los 18 meses mostraron un riesgo de entre 40 y 50% mayor de desarrollar problemas conductuales a los siete años que los niños que nunca mostraron los trastornos.

Según la investigadora, los trastornos de respiración al dormir pueden causar problemas conductuales por varias razones: al reducir el abastecimiento de oxigeno al cerebro, se interrumpen los "procesos de restauración" de sueño o el equilibrio de los agentes químicos cerebrales.

"Hasta ahora, realmente no contábamos con evidencia firme de que la respiración interrumpida en el sueño ciertamente era un precedente de conducta problemática, como la hiperactividad", afirmó.