notitle
notitle

Muchos padres se preguntan cómo manejar el tema del dinero con los hijos. Es decir, ¿está bien asignarles un monto determinado cada semana o mes? Según Rachael Silberman, psicóloga de la clínica Javier Prado, lo más adecuado es que los niños reciban una propina periódica, acorde con sus necesidades, y que sean ellos quienes aprendan a administrar su dinero.

"Lo que importa es fomentar el sentido de responsabilidad cuando tienen plata en las manos. El dinero, más que un medio para obtener cosas, es una herramienta de aprendizaje", señala Silberman.

La especialista considera que los niños pueden empezar a recibir propinas desde los seis o siete años. Desde esa edad ya pueden entender que las cosas tienen un precio y que no todo se consigue fácilmente.

El hecho de que ellos cuenten con un monto determinado les permitirá gastar con mesura y desarrollar la costumbre de ahorrar.

"De ninguna manera deben tener un caño abierto, es decir, que los padres les den dinero de manera ilimitada. Al contrario, los niños deben saber que hay límites y que existe el sacrificio. Ellos mismos experimentarán la satisfacción que se siente al comprar algo con sus propios ahorros", explica Silberman.