Mitos sobre las ETS y el sexo lésbico. (Reuters/Referencial)
Mitos sobre las ETS y el sexo lésbico. (Reuters/Referencial)

Hace unas semanas se conoció el caso de contagio de entre mujeres en , que se dio por la vía sexual y esto se debió a que no usaron un preservativo u otra medida para protegerse.

Y es que los pocos datos sobre enfermedades de transmisión sexual () entre mujeres y la desinformación que hay en este grupo sobre cómo practicar el sexo seguro hacen pensar que este grupo está libre de contraer alguna.

Uno de los pocos estudios sobre ETS entre lesbianas, realizado en Estados Unidos y publicado en 2005 en la revista Perspectives on Sexual and Reproductive Health, indica que muchas de las participantes expresaron la percepción de que ellas no necesitan preservativos porque no hay riesgo de embarazo.

El doctor español Álvaro Vives aclara que si bien el colectivo de lesbiana es el grupo menos afectado de ETS, no quiere decir que estén exentas de riesgo, pues hay infecciones que se transmiten por contacto y otras por fluidos.

"En las que se transmiten por fluidos, la incidencia es menor: como puede ser la hepatitis B, el VIH, la clamidia o la gonorrea", detalló. Pero aquellas que se transmiten por contacto, como herpes, el virus de papiloma humano o la sífilis, aunque no haya penetración, sí puede haber contagio.

También recomendó el uso de preservativo en determinadas prácticas del sexo lésbico. "Por ejemplo, el uso del vibrador. Cada vez que se intercambia, hay que cambiar el condón. Y si es vaginal, anal u oral, también hay que cambiarlo, y esto es una práctica que no se hace", subrayó.

Claudia Castrosín, vicepresidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (FALGBT), advirtió que aún es un tabú las prácticas sexuales entre mujeres.

También lamentó la forma en que son atendidas por los profesionales quienes, muchas veces, dan por hecho que una mujer que va a su consulta es heterosexual, lo cual desanima a muchas lesbianas a acudir a un chequeo ginecológico o revelar su orientación sexual.