Conocer a una persona en redes sociales puede ser positivo como negativo. (USI)
Conocer a una persona en redes sociales puede ser positivo como negativo. (USI)

Hace quince años, más o menos, los internautas visitaban salas públicas de chats, foros o grupos de intereses para intercambiar opiniones y conocer personas con gustos similares. El romance era posible, cómo no. En 1999, una canción muy popular llamada 'Atrapados en la red', de la banda española Tam Tam Go!, decía lo siguiente: "mándame un email que te abriré mi buzón / y te hago un rinconcito en el archivo de mi corazón".

AMORES Y KILOBYTESEl arribo de nuevas tecnologías –desde la mensajería instantánea hasta el – ha fortalecido aun más esta forma de interactuar. Hoy, el romance digital es más accesible que nunca.

"Me enamoré de un tuitero", confiesa Marilú (26). "Me gustó su manera de escribir en Twitter. Empecé a seguirlo, 'retuitear' sus posts, hasta que le mandé un mensaje privado. Nos conocimos en persona, nos enamoramos y hasta hoy estamos juntos como pareja", agrega.

"Pero también hay desilusiones", dice Alex (25). "Una vez agregué a una chica que no conocía en Facebook. Teníamos como treinta amigos en común, pero nunca le había hablado o visto en persona. Me aceptó, no sé por qué. Pasaron semanas hasta que me animé a conversar con ella. Nos hicimos amigos virtuales.

Quedamos en vernos en un café. Nos conocimos y lo primero que me dijo fue no me parecía a la foto que puse en mi perfil de Facebook. Me borró de sus contactos al día siguiente".

DUDAS Y RIESGOSInternet es un espacio más para encontrar amigos y amores. El riesgo: uno no se sabe quién está al otro lado de la pantalla hasta que lo demuestre.

"Si en la vida real la gente engaña, en la vida virtual no tiene por qué ser diferente", advierte Manuel Saravia, psicoterapeuta del Instituto Guestalt de Lima. A tomar precauciones, porque siempre se puede ser un iluso, ya sea en el mundo 'real' o virtual.

SABÍA QUE

- El auge de los 'smartphones' ha provocado un 'boom' de aplicaciones sociales. Una de ellas es Tinder, plataforma diseñada exclusivamente para 'gilear'.

- Según el psicoterapeuta Manuel Saravia, las personas más vulnerables a los engaños en Internet son aquellas que han pasado mucho tiempo solas o las que han vivido una gran decepción en el "mundo real".